Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Líos de empresa que modernizará fragatas colombianas

LA F.m. conoció un importante contrato entre Colombia y Corea del Sur firmado el pasado viernes 23 de noviembre para modernizar con misiles las 4 fragatas colombianas.

El contrato de defensa y seguridad nacional no tendría nada de particular, si no fuera porque algunos miembros de Lig Next One, la empresa que debe proveer el armamento a Colombia, dos días antes de entregarle el contrato, terminaron presos en Corea por fraude, mientras que su presidente enfrenta investigaciones también por fraude. Incluso, una de las empresas de su holding se declaró en quiebra.

Pero nadie se percató en Colombia, ni la Armada, ni el Ministerio, ni la Casa de Nariño; tampoco se percató nuestro embajador en Seúl, Jaime Alberto Cabal.

El violento escándalo judicial en el que cayó la empresa Lig Next One ocupó los principales medios de comunicación en Corea.

Por ejemplo, uno de los diarios más importantes, el diario Korean Times, publicó lo siguiente:

El vicepresidente de la manufacturera de sistemas de defensa LIG Nex1's fue arrestado bajo sospecha de emisiones fraudulentas de papeles comerciales por valor de billones de wons el año pasado.

El arresto de Koo Bon-Sang, el hijo mayor de Koo Chan-won, el presidente de LIG CORP, la empresa matriz de LIG Nex1, se dio luego de que la Corte Central del Distrito de Seúl aprobara el pedido del fiscal para su detención, citando su preocupación por algún intento de destruir evidencia.

Dos de los colaboradores cercanos de Koo, Oh Chun Seok, presidente y director de LIG Corp y Jeong Jong-oh, exjefe de gestión oficial de LIG Engineering y construction Co, también fueron arrestados por su presunta participación en la emisión de los papeles comerciales.Los fiscales aseguran que la familia dueña emitió 189.4 billones de wons (173 millones de dólares) en valor de papeles comerciales bajo el nombre de la constructora pese a que estaba al borde de quedar bajo la figura del receivership.

La firma constructora de declaró en quiebra en marzo del año pasado luego de haber sufrido dificultades financieras causadas por la recesión en el negocio local de la construcción y el crecimiento de créditos de financiación de proyectos.

Los fiscales alegan que la familia intentó bajo la emisión fraudulenta para volver a participar en LIG Nex1 y otra filial que se ofreció como garantía para atraer una gran cantidad de inversión para la firma de construcción antes de que la compañía quedara bajo la figura de receivership.

La familia también está bajo sospecha de orquestar aproximadamente 150 billones de wons de fraude contable por medio de la firma constructora.

El presidente de LIG Nex One sería cuestionado sobre si la compañía injustamente ofreció ayuda financiera a otras filiales del grupo LIG o si creó fondos para sobornos al igual que en los cargos por fraude que enfrenta, según los fiscales.

La investigación está basada en una queja de Comisión de valores y futuros. La comisión reclama que el grupo emitió bonos pese a que el constructor no era capaz de repagar sus deudas.

Las características del misil C-Star

El contrato de compra de los 16 misiles a Corea es como les contamos de Gobierno a Gobierno, confidencial y de seguridad nacional por más de 90 millones de dólares. Los 16 misiles son Ci-Star coreanos las fragatas de la Armada de nuestro país.

El C-Star es un misil superficie-a-superficie anti-buque desarrollados por la Agencia para el Desarrollo de la Defensa de Corea y LIG Nex One para reducir la dependencia de fabricación extranjera misiles anti-buque.

El C-Star ha sido diseñado para encajar en fragatas y destructores, está propulsado por un turborreactor de alta capacidad, alcanza una velocidad subsónica y vuela a baja altura. Su sistema de navegación combina un altímetro de radio, sistema de navegación inercial (INS) y GPS de navegación por satélite con un buscador de radar activo en la fase terminal.

El misil ha sido proporcionado con cierta capacidad para detectar y combatir la guerra electrónica (EW) de interferencia. La ojiva está compuesta con espoleta de impacto o penetración.

El C-Star es también usado para la defensa costera lanzado desde plataformas móviles terrestres. Aunque las negociaciones para comprar este armamento empezaron en 2010, solo hace 6 días se concreto el negocio en absoluta confidencialidad. El negocio se planteó de gobierno a gobierno y sin licitar, como se hacen algunos contratos en defensa y de tan alta importancia, el proveedor escogido es la empresa LiG Next One.

Cómo se cocina el contrato

Solo seis empresas, en el mundo hacen este tipo de armamento, entre ellas, una francesa, una alemana, una coreana, una estadounidense y una israelí. Al final, solo 4 presentaron su oferta. Colombia escogió la empresa coreana.

Los estudios técnicos fueron aprobados por el consejo de almirantes, que en últimas dieron su concepto favorable por los misiles Ci-Star. Ya con este concepto el Ministerio de Defensa dio también su concepto favorable. Lo único malo, fue que nadie descubrió que la empresa proveedora el Holding Lig Next One dos días antes veía a varios de sus más altos ejecutivos presos por fraude.

Los misiles actuales son de tipo Exoced bloque 1, si Colombia hubiese seguido por esa línea, la modernización debía hacerla con los misiles de la misma línea bloque tres. Pero el Consejo de Almirantes recomendó los coreanos que tienen 200 kilómetros de alcance y que eran los más económicos. Otra decisión habría costado el doble dijeron algunos almirantes.

El Exocet es un misil antibuque desarrollado por la división de armas tácticas de una compañía francesa. El misil es lanzado cuando se tienen datos del objetivo: orientación y distancia del blanco. Los sensores del aparato lanzador (en este caso, el mismo buque) lo proveen de estos datos.

Luego de dos segundos de aceleración del Booster-Cohete Cóndor, el otro motor cohete hélios se dispara por 150 segundos mientras el misil vuela a baja altitud. Durante esta trayectoria de crucero, el misil vuela guiado por un sistema inercial: según los datos establecidos en el lanzamiento, se calcula aproximadamente donde estará el blanco.

Cuando consultamos a la Armada sobre este contrato millonario, más de 90 millones de dólares, la Armada confirmó que el Consejo de Almirantes escogió los misiles coreanos y solo tuvieron noticia de que varios altos ejecutivos de LIG fueron puestos tras las rejas.

Para el Consejo de Almirantes la mejor oferta era la coreana por ser la más barata, además porque ofrecía asistencia de nivel dos con talles de misiles que permiten hacer pruebas importantes sobre los mismos misiles.

Sin embargo Colombia debió aceptar una supervisión limitada de corea permanente sobre el armamento. Es decir corea siempre deberá saber donde están los misiles, no deberán ser utilizados en misiones distintas a las planeadas, no se podrán dejar dañar o entregar a terceros, entre otras condiciones.

Aunque los negocios entre gobiernos se hacen en confidencialidad, y sin pólizas de seguro, este contrato tiene pólizas y aún no se entrega ni un solo peso. Hoy existe la posibilidad de que Colombia, tras hacer gestiones diplomáticas, pueda deshacer el contrato.

Los investigados

Pero quienes son los altos ejecutivos en problemas en Lig Next One, empresa a la que Colombia por medio del Gobierno coreano firmó comprarle 16 misiles Ci-Star para modernizar las fragatas de la Armada.

Koo Cha-won, es el presidente de LIG Group.

Koo Bon-sang, su hijo, es director general de LIG Next1, el área de la empresa q se encarga del negocio de defensa de LIG.

Koo Bon-yeop, es exvicepresidente de LIG E&Cm, encargada de negocios de ingeniería.

Los tres están siendo investigados por fraude contra 1.000 de sus inversores.

Koo Bon-sang, el del área de defensa, está detenido y su padre y hermano están procesados sin prisión preventiva.

También fueron detenidos: El CEO ( director ejecutivo) del grupo Ah Chun-seok, y Chung Jong-oh, exdirector de la unidad de construcción.

La Fiscalía dice que LIG vendió bonos a corto plazo denominados papel comercial (CP). Los bonos fueron emitidos entre octubre de 2010 hasta marzo del año pasado, cuando los propietarios del grupo se declararon en quiebra.

Ellos no pudieron pagar la deuda de LIG de Ingeniería y Construcción, que estaba al borde de la quiebra, y para mantener la confianza de los inversores se respaldaron en LIG Next1 y LIG Insurance, el área de defensa y financiera del grupo.

Los propietarios manipularon incluso su calificación crediticia y realizaron transacciones contables fraudulentas por 150 millones de dólares desde 2009. Se dijo a los inversionistas que no había problemas con su situación financiera y que el grupo apoyaría la empresa de construcción.