Cargando contenido

Parques Naturales lanzó una invitación para evitar estas situaciones a través de buenas prácticas de tenencia de mascotas.

Oso de anteojos.
El oso de anteojos es una especie en vía de extinción.
Cortesía del libro: Región Andina de Colombia.

El confinamiento en Colombia a causa del coronavirus ha sido sin duda un momento positivo para la naturaleza, que se ha tomado un respiro ante tanta afectación que ha sufrido a lo largo de los años. Entre los beneficiados se encuentra la fauna silvestre que, aprovechando el encierro humano, se ha mostrado en diferentes lugares, deleitando a quienes los han logrado avistar.

Este confinamiento ha llevado también a que animales como el oso andino o, también conocido, oso de anteojos, se confundan ante el silencio y la soledad que antes delimitaban su espacio con las zonas urbanas. Provocando que ahora algunos vayan más allá de su hábitat y terminen merodeando por las calles de las regiones.

Lea aquí: Indisciplina y paso fronterizo, posibles causas del desborde de contagios en Amazonas

Estos casos se han presentado en distintos lugares de Colombia donde los habitantes se han acostumbrado a observar animales silvestres que, imponiendo su territorialidad, se pasean por las calles en búsqueda de alimentos.

Sin embargo, desde distintas autoridades se ha hecho llamados a tener precaución ante estos animales que, por su instinto, pueden terminar agrediendo a las personas. Es por esto que la principal recomendación ha sido no acercarse, evitar alimentarlos y abstenerse de acariciarlos así se muestren dóciles.
 

Recientemente ha surgido otra seria recomendación, que tiene que ver con el cuidado de animales domésticos, que pueden estar siendo presa de estos animales, que han sido avistados con mayor frecuencia en Villavicencio, donde se ubica el Parque Nacional Natural Chingaza, el cual alberga osos de anteojos.

Este Parque lanzó una invitación, principalmente a las comunidades aledañas, a tener buenas prácticas en la tenencia de animales domésticos para prevenir que estos tengan encuentros lamentables con el oso andino, una especie a la que no le es posible reconocer “los límites de dónde empieza ni hasta dónde termina un Parque Nacional y en su búsqueda de alimento, pueden llegar a las fincas ubicadas en las zonas colindantes de las áreas protegidas”, señala el Parque. 

Lea además: Antioquia reportó nueve casos recuperados, que volvieron a dar positivo para coronavirus

Por esta razón hacen la recomendación a los habitantes a implementar mayores y adecuadas medidas en el manejo de sus animales domésticos, con el fin de evitar que terminen atrayendo a los osos andinos, pumas u otros animales que habitan en el bosque y en el páramo”.

El Parque Nacional Natural Chingaza aclaró que el oso de anteojos, que es el que más acostumbra a salir de su zona, no es un animal agresivo y que, por el contrario, “huye ante la presencia de del hombre”. Sin embargo, pidió no agredirlo ante su presencia. Recomendó a los ciudadanos hacer ruidos fuertes ante esta presencia para ahuyentarlo.

De igual forma envió otra serie de recomendaciones que permitirán a los habitantes proteger sus mascotas y permitir que esta fauna silvestre retome a su territorio.

1. Evite acorralarlo, déjele una ruta de escape para evitar un ataque por sentirse amenazado.

2. No permita que perros lo ataquen, esto solo pondrá en riesgo a las dos especies.

3. Vigile diariamente su ganado, en especial terneros, hembras preñadas o animales enfermos.

4. Recuerde que mantener el ganado cercado y controlado, disminuirá la posibilidad de ser atacado y evitará que se interne en el bosque, convirtiéndose en presa fácil.

5. Si muere algún animal en su predio, entiérrelo adecuadamente y rocíe creolina para evitar que el oso se acerque a consumir carroña y genere el gusto por el consumo de carne.

6. No tome acciones de retaliación que pongan en peligro a la especie.

Por último, desde Parques Nacionales se recordó a las personas que “es indispensable informar sobre estas presencias a las autoridades ambientales como la Policía Nacional, la Corporación Autónoma Regional del municipio, la Secretaría de Ambiente de la Alcaldía o a los guardaparques, con el fin de recibir las recomendaciones necesarias para realizar actividades que ahuyenten a la especie con técnicas recomendadas por expertos, así como evitar una afectación al oso, al ganado o a la comunidad”.

Fuente

LA FM

Encuentre más contenidos

Fin del contenido