Cargando contenido

Son alrededor de 700 nativos que han tenido que escarbar en las montañas de residuos del relleno sanitario de la zona.

Niños Puerto Carreño
Defensoría del Pueblo Vichada

Las autoridades adoptarán medidas de choque para enfrentar la problemática social de las comunidades indígenas de Puerto Carreño, que han tenido que buscar comida en las bolsas de basura del relleno sanitario de la zona.

Una de ellas, decidida en una mesa de trabajo realizada por los entes gubernamentales y municipales, junto a la directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf), Juliana Pungiluppi, es que la Policía Nacional reforzará el modelo la seguridad en el relleno sanitario municipal, para garantizar los derechos de los menores de edad y la comunidad indígena Amorúa.

La administración municipal, por su parte, deberá dar cumplimiento al Plan de Acción estableciendo actividades específicas en contra de este fenómeno. La Gobernación y Alcaldía deberán además realizar adecuaciones con las barreras periféricas del relleno sanitario.

El Icbf y la Alcaldía deberán adelantar campañas educativas, encaminadas a evitar la presencia de menores y comunidad indígena en el relleno sanitario.

Además, se ejecutará un proyecto de hogares sustitutos y la creación de un hogar de paso. La Registraduria municipal deberá realizar jornadas de identificación con la población Amorúa.

Lea además:  "Es falaz decir que la Amazonía es legado de la humanidad": Bolsonaro en la ONU

También se destinarán 170 millones de pesos para una nueva unidad de servicios del Icbf, priorizando esta población indígena.

Según la defensora del Pueblo del Vichada, Aura Upegui, se verificó que esta tribu, integrada por uno 700 indígenas, se caracteriza por ser nómada, es decir,  que no vive en un solo sitio y por el contrario se moviliza transitoriamente entre Colombia y Venezuela.

"Ellos viven en Puerto Carreño porque es un sitio de paso para su acostumbrada migración, además de la oferta ambiental que les ofrecen las cosechas de diferentes frutos", expresó Upegui.

Lea también:  Carros particulares podrán rodar por la vía al Llano desde este fin de semana

Indicó que comer de la basura es una de las tantas problemáticas que enfrenta esta comunidad; sin embargo, no es la única. Se conoció que los niños y jóvenes pertenecientes a esta etnia, enfrentan también amenazas de posibles reclutamientos de grupos al margen de la ley.

"Algunos de estos chicos corren el riesgo de ser reclutados por grupos armados ilegales además de ser, en su gran mayoría, víctimas de despojo en lo que se configuran desplazamientos", enfatizó la funcionaria del organismo.

La personera de Puerto Carreño, Norbis Segura, hizo un llamado a las autoridades y especialmente al Icbf para que actúe y proteja los derechos de esos niños y niñas indígenas Amorúa.

 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido