La vía Bogotá Villavicencio ya está bajo control total de la Concesionaria COVIANDES luego del cierre de dos días que le impuso el Ministerio del Transporte la semana anterior por los riesgos que representa para los usuarios el siniestrado puente de Chirajara.

La concesionaria debe seguir cumpliendo los tres puntos del compromiso adquirido con el Ministerio como es mover el brazo de la grúa que minimiza el riesgo; mantener el plan de Manejo de tráfico en la vía; y monitorear desde un puesto de Mando Unificado, instalado en el sitio con presencia de organismos del estado, empleados de la Concesión y organismos de socorro para la atención de emergencias las 24 horas.

También debe haber un monitoreo con cámaras e instrumentación permanente y chequeos topográficos de los elementos del puente. Por ahora el Ministerio espera los resultados de la nueva comisión de expertos que anunció Coviandes, quienes deberán establecer cuáles son los lineamientos a seguir.