El desalojo de una finca que habían invadido los indígenas generó los disturbios.

El comandante de la Policía de Casanare, coronel José Luis Ramírez informó que la comunidad Nasa Kiwe invadió la finca Corinto, situada en el corregimiento de Tilodirán de Yopal, por lo que se adelantaron operativos de desalojo que inicialmente se desarrollaron en calma, pero con el paso de las horas se desencadenaron disturbios que dejaron cinco personas lesionadas.

El coronel Ramírez calificó el hecho como una asonada por parte de los indígenas, quienes supuestamente atacaron al comandante de la estación de policía de Tilodirán y a un auxiliar quienes resultaron heridos.

“En las horas de la noche cuando el comandante de la estación se desplazaba por la vía, fue atacado por un grupo de personas al parecer indígenas quienes le hicieron una asonada; resultando heridos el comandante de estación, un auxiliar de policía, un transeúnte que presenta un impacto con arma de fuego y dos personas fueron capturadas quienes también quedaron lesionados”, precisó el oficial.

Agregó que “en los últimos días la Policía desarrolló operativos de desalojo en la finca Corinto que había ocupada por la comunidad Nasa, por lo que la administradora nos solicitó recuperar la propiedad porque no se les permitía ni la entrada ni la salida de ganado, e incluso ella misma manifestó que estaban prácticamente secuestrados en la finca”.

De acuerdo con los últimos reportes, la persona que resultó herida con arma de fuego fue intervenida quirúrgicamente en el hospital de Yopal, por lo que el coronel Ramírez reconoció que los uniformados utilizaron armas de fuego en los enfrentamientos

Por su parte, la comunidad indígena Nasa Kiwe en un comunicado expresó lo siguiente:

“Rechazamos contundentemente los ataques indiscriminados por parte del ESMAD como parte del mecanismo de desalojo de la hacienda Corinto, ubicada en la vía Yopal – Tilodirán, que se encuentra en extinción de dominio. La Fuerza Pública dispara con gases lacrimógenos a la guardia indígena conformada por miembros de todas las edades. Dejando fuertes afectaciones respiratorias a tres menores de 7, 8 y 10 años y una mujer de la tercera edad, los tres últimos días”.

Afirmaron que la Defensoría del Pueblo no ha intervenido en el desalojo, ni ha garantizado sus derechos.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido