Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

El juez no aceptó los cargos imputados por la Fiscalía.
El Juez Primero Promiscuo de Familia de Sincelejo.
Foto /archivo

Dos años y 11 meses de prisión intramural deberá pagar el coronel en retiro del Ejército, Germán Eduardo Ayala Amaya, por los delitos de tráfico de influencias en servidor público, en concurso con cohecho por dar u ofrecer, según logró probar la Fiscalía ante la justicia penal en Villavicencio.

Fue el Juzgado primero penal de circuito, con función de conocimiento en Villavicencio, el encargado de verificar el preacuerdo entre la Fiscalía y el procesado, y luego impartió la sentencia condenatoria contra el ex funcionario, la cual quedó en firme.

Las partes procesales dentro de esta investigación, estuvieron de acuerdo y no interpusieron ningún recurso de ley.

Pese a que se declaró culpable en calidad de cómplice y la condena fue mínima, Germán Ayala Amaya se mantiene preso en una guarnición militar del cantón de Apiay en Villavicencio.

Lea además: Nueva imputación de cargos contra Besaile y Lyons por millonario desfalco a la salud

Investigación

El ex militar estaba investigado, por solicitud de la Fiscalía Especializada de la Unidad Nacional de delitos Anticorrupción contra la transparencia ciudadana, que desde noviembre de 2018 cobijó con detención intramuros, al ex funcionario del Ministerio de Agricultura, junto a la abogada Diana Lorena Saavedra Escobar, por hechos que habrían ocurrido entre enero y septiembre de 2018.

En su momento y ante el Juzgado Sexto Penal Municipal, con función de control de garantías, los detenidos fueron imputados por la Fiscalía, por los delitos de tráfico de influencias de funcionario público y de particular, en concurso con cohecho por dar u ofrecer.

Le puede interesar: Cartel de la toga: Leonardo Pinilla pagará tres años de prisión 

Según argumentó la Fiscalía, la situación se habría presentado cuando los detenidos habrían pretendido influenciar y ofrecer dádivas que sumarían 100 millones de pesos a la Directora de la Unidad de Restitución de Tierras Regional Llanos, Diana Herrera, para que no devolviera el predio a víctimas de grupos armados ilegales en 2002.

Pretendían, según la Fiscalía, que el terreno con 2.000 hectáreas de extensión, avaluado en diez mil millones de pesos y ubicado en el Municipio de Cabuyaro (Meta) fuera adjudicado a un tercero, supuesto comprador de buena fe.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.