Cargando contenido

Se trata de Guamal, San Martín, Lejanías y Mapiripán en donde turbas ingresaron violentamente a los centros de votación. Hasta el momento se registran dos personas heridas y destrozos provocados a la Alcaldía de Mapiripán.

Pese a la relativa tranquilidad registrada en toda la región durante los comicios, tres municipios del Meta registraron alteraciones en el orden público protagonizadas por electores no conformes con los resultados.

El caso más grave sucedió en Mapiripán. Testigos acusan a presuntos seguidores del candidato Conrado Salazar de la ASI de protagonizar una asonada que terminó con un atentado incendiario en contra de la Alcaldía y la Registraduría además de carros volteados y roturas de vidrios.

Otros disturbios de importancia se registraron en San Martín en donde, según testigos, al menos hay dos personas heridas por arma blanca tras presentarse altercados entre los seguidores del candidato ganador Jhonatan David Neira y el que quedó de segundo, Carlos Enrique Melo. Esto porque la diferencia entre uno y otro fue de apenas 60 votos, lo cual generó acusaciones de fraude.

En Lejanías, hacia las 2:10 de la tarde, en el puesto de votación ubicado en la cabecera municipal, se presentó una turba por parte de la comunidad por inconformismo, destruyendo la urna de la mesa número 11. Este hecho generó que a las 2:30 pm, se suspendieran las elecciones en la cabecera municipal; sin embargo, a las 4:11 de la tarde, personas ingresaron por el techo de la institución incinerando las mesas 17 y 18.

También en Lejanías, a las 3:30 de la tarde, en el puesto de votación de la vereda Cacayal, de manera preventiva el comandante del puesto de votación, en coordinación con el personal de la Registraduría, decidió cerrar las puertas de acceso al establecimiento educativo y suspender las elecciones en el sitio, teniendo en cuenta las informaciones de que 100 personas dirigían hacia ese lugar con la intención de destruir el material electoral.

En Guamal se presentaron disturbios de tal seriedad que obligaron a las autoridades locales a establecer un toque de queda.