La gobernadora del Meta dijo además que aspira que el próximo Gobierno replanteé el Sistema General de Regalías.

Caída del puente Chirajara en la vía Bogotá - Villavicencio
En el mes de enero se cayó una parte del puente Chirajara en la vía Bogotá - Villavicencio, el cual estaba en construcción.
Foto: Colprensa

La próxima semana expertos decidirán si debe o no demolerse la otra parte del puente Chirajara, ubicado en la vía Bogotá - Villavicencio, que se desplomó en enero de este año y dejó nueve personas muertas.

Sin embargo, en entrevista con RCN Radio, la gobernadora del Meta, Marcela Amaya, se mostró en desacuerdo de la demolición del puente por las repercusiones en desarrollo que podría traer esta decisión, teniendo en cuenta el tiempo invertido en este importante proyecto que conectaría la vía con tramos que actualmente están incomunicados.

"Un año y medio se demoró la construcción del puente. Estábamos a 20 metros de lograr la unión entre ambas partes, de hecho ya nos estábamos preparando para la inauguración y es cuando sucede la tragedia", indicó Amaya.

La gobernadora destacó la importancia de este puente y dijo que su demolición traería un atraso en desarrollo para el departamento del Meta de al menos un año y medio. "Esta no es la vía Bogotá -  Villavicencio, es la vía que comunica a media Colombia".

Frente a las masivas protestas que se han desarrollado en el departamento en contra de la industria petrolera, Marcela Amaya dijo que es entendible que las personas se sientan inconformes y que la culpa de ello es del mismo Gobierno al que, según ella, le ha faltado pedagogía con las comunidades.

"Las personas tiene razón sobre la protesta. La realidad es que ahora no tenemos esos recursos de regalías que se tuvieron en el pasado”, esto también a causa de los inconvenientes de corrupción que se presentaron en años pasados.

Además cuestiona que la problemática más grande que enfrenta el departamento con la industria petrolera es la mano de obra. "La industria petrolera no nos dio las oportunidades laborales y hoy, que la industria tiene una crisis, ha traído la mano de obra de expertos de otros departamentos al Meta porque la producción ha bajado en otros departamentos", agregó.

Razón por la que se mostró a la espera de que el próximo Gobierno con ayuda del Congreso replanteé el Sistema General de Regalías para que los departamentos tengan recursos para afrontar problemáticas como la sucedida en el departamento de Santander.

"Precisamente los que vivimos los problemas como consecuencia del petróleo somos los departamentos, como lo que pasó con Santander, y ahí no tenemos los recursos para afrontar la problemática ambiental que se enfrenta", señaló.

De allí que se mantenga al margen del fracking. "Si hoy tenemos dificultades como las de 2016 y hemos enfrentado en 2017, 80 protestas sociales de una magnitud de agresividad que no se imaginan, como será si se viene el fracking.

"La industria petrolera también ha fallado en la falta de pedagogía y explicación a  las comunidades de la industria petrolera, por eso es que hoy la pregunta es agua o petróleo? Y esa no debería ser la pregunta", puntualizó.

Dice que lo que debería pensar el Gobierno es cómo permitir que esa industria se desarrolle de forma responsable con las comunidades y el medio ambiente.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido