Abundante material explosivo fue localizado en dos depósitos ilegales sobre el río Leyva en área rural de Uribe, Meta, por unidades de la Fuerza de Tarea Conjunta Omega, mediante información de inteligencia militar. Según el general Jorge Humberto Jerez, comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Omega, se halló en los costales 717 minas antipersonal en tubos de PVC, 32 artefactos explosivos improvisados cada uno tipo cilindro de 40 libras, 180 cartuchos para fusil, 130 metros de cordón detonante, 81 kilogramo de pentolita y 37 detonadores. Dicho material que al parecer pertenece a grupos armados ilegales, residuales al mando de alias Calarca, fue destruido en el área controladamente por el grupo EXDE y las evidencias fueron puestas a disposición del Grupo Operativo Especial de Investigación Criminal – GROIC de la Policía Nacional. Se presume que estos explosivos se encontraban escondidos en esta zona boscosa para ser utilizados por estos grupos armados ilegales en futuras acciones ilícitas contra los departamentos del Meta, Caquetá y Guaviare, utilizando como corredor de movilidad el río Leyva.