Cargando contenido

La Cuarta División por intermedio de la Vigésima Segunda Brigada, logró la ubicación y destrucción de un depósito ilegal con capacidad para la fabricación de 340 minas antipersona y la neutralización de dos cilindros bomba, con los cuales se evitan posibles atentados contra la población civil y la Fuerza Pública.

La operación que permitió el hallazgo del depósito ilegal, se desarrolló en la vereda Charras del municipio de San José del Guaviare. Hasta este sector, lograron llegar las tropas adscritas al Batallón de Operaciones Terrestres No77, quienes realizaron un registro perimétrico del área, el cual les permitió dar con la ubicación exacta, encontrando al interior del mismo 4 canecas con aproximadamente 80 kilos de explosivos.

Según el Ejército, con esta cantidad de explosivos, los Grupos Armado Organizados residuales del frente primero, tenían la intención de fabricar 340 artefactos explosivos improvisados, para atentar contra las tropas y la comunidad que reside en la zona.

En otra operación que se realizaba de manera simultánea, las tropas del Batallón de Operaciones Terrestres No32, que se encontraban realizando operaciones de control sobre la vereda Colinas, en el municipio de San José del Guaviare, hallaron dos cilindros de 40 libras; cargados con explosivos y sistema de activación eléctrico, con los cuales el Grupo Armado Organizado residual frente primero, pretendía llevar a cabo acciones terroristas contra los habitantes.