Cargando contenido

El Vicario afirma que el problema de los niños que comen desechos viene desde hace 8 años y nadie hace nada.

Vicario de Puerto Carreño, Monseñor Francisco Ceballos visita a niños que sobreviven en el relleno sanitario
Vicariato de Puerto Carreño

El Vicario Apostólico de Puerto Carreño en el Vichada, Monseñor Francisco Ceballos , afirmó que desde hace 8 años los niños indígenas y sus familias se alimentan de las sobras de comida y viven del basurero del municipio, y pese las alertas tempranas ninguna institución, ni siquiera el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, hizo algo por solucionar la grave situación.

En entrevista con RCN Radio, el prelado dijo a raíz de las imágenes que divulgó Noticias RCN sobre los niños que comen desechos en Puerto Carreño, que “el problema no es reciente, es de hace por lo menos 8 años, colocaron unas mallas que no solucionan el problema, pero lo más importantes es atender directamente a la persona humano y en este caso a los niños que están afectados”.

Monseñor Ceballos subrayó que la iglesia en Puerto Carreño maneja tres comedores, uno para indígenas, otro para venezolanos e  indígenas y otro para adultos.

Le puede interesar: Ocad Paz autoriza $7.000 millones para el Catatumbo

“Esos comedores viven de la providencia  de mi Dios, no hay ayuda gubernamental absolutamente, ni del ICBF, todo esto se hace de buena voluntad sabiendo que es el Estado es el que tiene que proveer, no la iglesia”, acotó el sacerdote.

Agregó que atienden a los indígenas porque los mueve la vocación y “porque en cada niño nos mueve la presencia de Cristo, pero no es suficiente.  “De hecho el ICBF tiene algo pero no es suficiente para la magnitud del problema”, recalcó.

El ICBF para mí es una figura decorativa, no atiende a los niños que tienen que atender me parece que se queda mucho en burocracia”, insistió el prelado.

Añadió que a esta problemática se le agrega la de los migrantes venezolanos que están siendo atendidos con la pastoral social nacional,  “pero la verdad que no hay ayuda del este estatal en absolutamente nada,  solamente ahora vienen  a rasgarse las vestiduras y todo el mundo va a Carreño, se convierte en el foco, en la mirada de todos,  pero eso pasa rápidamente, porque las soluciones no son a largo plazo, son  un paño de agua tibia”, enfatizó el Vicario.

Drogas y prostitución

Monseñor Ceballos, denunció que también  “hay niños toxico dependientes que inhalan bóxer, niñas Amorúas y Sikuane que se dedican a la prostitución, hay atracos callejeros, menores de edad desescolarizados”.

Agregó que  esa es la muestra de una cantidad de problemas que hay en el Vichada  con la población aborigen. “Son los más abandonados, ignorados, solo se tienen en cuenta en época electoral, a ellos se les trae, se les lleva a las urnas, se les compra prácticamente el voto y luego se los abandona para que ellos regresen a sus resguardos por cuenta propia, los utilizan”, insistió Monseñor Ceballos.

De interés: Ajustar salario mínimo por debajo de la inflación "es contra la ley": Mintrabajo

Le hizo un llamado al gobierno al considerar que es un problema grave “que tiene que mirar sobre todo en esta época de elecciones”.

Todo esto es a raíz de la corrupción, la falta de honestidad en el manejo de los dineros públicos, es la pregunta que uno se hace, a que manos llega este dinero y es lo que tienen que investigar los entes competentes”, concluyó el Vicario de Puerto Carreño, Monseñor  Francisco Ceballos.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido