Cargando contenido

Piden soluciones de fondo al gobierno nacional y local, y reclaman la falta de acciones contundentes para que haya soluciones definitivas.

Crónica vía al Llano
RCN Radio

El cierre de la vía Bogotá - Villavicencio se ha convertido en toda una odisea para las personas que constantemente se movilizan entre las dos ciudades. El cierre que se podría prolongar por más de tres meses según la Ministra de Transporte, Ángela María Orozco, ha generado una crisis económica que obliga a los habitantes a tomas medidas, ya que consideran que las adoptadas por el gobierno no son suficientes.  

En materia de movilidad, el gobierno habilitó dos vías alternas, una con más de cinco horas de recorrido y otra con más de once, en un tramo habitual de no más de tres horas. Sin embargo, los habitantes han creado una alternativa adicional: una ruta de alterna a pie, por la montaña del Km 58, la misma que puso en jaque a este corredor vial.  

Más en: Transportadores reciben descuento de peajes tras cierre de vía al Llano

El camino empieza en Mesa Grande, vereda del municipio de Guayabetal (Cundinamarca) y el último lugar al que se puede movilizar en carro antes del kilómetro 58. Como ha venido ocurriendo desde hace varias semanas, hasta allí cada media hora llegan colectivos procedentes del peaje de Naranjal con al menos quince personas, cada uno que ya han realizado tres transbordos desde Bogotá.  

Crónica vía al Llano
Crónica vía al Llano
RCN Radio

Los viajeros deben llegar hasta Cáqueza (Cundinamarca), por un costo de 9.000 pesos. Allí hacen el primer transbordo hasta el peaje Naranjal, pagando 5.000 pesos por pasajero. Ya en el peaje deben cruzarlo a pie y, al otro lado de la vía, toman un colectivo que va hasta Quebrada Blanca (sector túneles km 57) por un costo de 2.000 pesos.  

Desde ese punto hay dos opciones: caminar por cerca de dos horas cortando ruta a través de la montaña. O en campero, que por un costo de 15.000 pesos llega hasta Guayabetal. Ya en Guayabetal se debe hacer un nuevo transbordo hasta Pipiral por 3.000 pesos y allí hasta Villavicencio, por la vía antigua en Jeep, que cobra 4.000 pesos.  

Audio

[AUDIO] Inf 'los viajeros caminantes' de Guayabetal, por cierre de la vía al Llano.

0:27 5:25

"Los que van a Bogotá deben salir de Guayabetal hasta el peaje Naranjal, pagando $2.000; del peaje a Cáqueza son $5.000 y de allí hasta Bogotá son $9.000. Todo este trayecto en un servicio directo de Bogotá a Villavicencio, sin vía cerrada, cuesta $27.000 en promedio, con un tiempo estimado de tres horas", nos contó uno de los viajeros que venían desde Villavicencio. 

Sin embargo las horas en las que el alcalde de Guayabetal, Javier Ricardo Castro, permite el paso de camperos por una vía vereda, que no hace parte de las alternas, a diario es modificada por lo que muchos de los viajeros se encuentran con la sorpresa de que ya no pueden pasar.  

Crónica vía al Llano
RCN Radio

Mientras tanto, al túnel del km 57, que sirve para escampar del sol y la lluvia, siguen llegando colectivos y la fila se hace cada vez más larga. Las mismas personas para organizarse empiezan a enumerarse por fichas, pero el alto número de viajeros que se arriesguen a cruzar las vías no dan abasto.  

"No alcanzamos y ¿qué nos tocó? A pie con mis dos hijas por una montaña de más de 300 metros de alto que rodea la zona del derrumbe y comunica a la parte urbana de Guayabetal", contó Sandra, vendedora de flores que llevaba allí desde las siete de la noche del día anterior.  

De interésProcuraduría investigará a tres generales del Ejército por presuntos actos de corrupción

El camino por la montaña es complicado y más para recorrerlo con maletas, niños y hasta mascotas. A la mitad del camino aparecen los 'guías': campesinos que han creado cambuches a la espera de los caminantes. Algunos en moto por un costo de hasta $40.000 y otros a pie.

Crónica vía al Llano
RCN Radio

"El camino mismo lo ayuda a uno a seguir ya hay muchos senderos. Sin embargo, hay unos señores que lo guían a uno y lo sacan hasta cierta parte y ahí dicen: 'bueno aquí me pagan de a 5.000 cada uno y los sigo llevando'", narró Jonatan, un joven de 16 años que iba hacia Bogotá.  

El camino no es fácil de transitar. "Hay demasiada loma, hay mucha piedra, agua y barro", narran quienes van llegando.

De interés: Concesionarios de vía al Llano reactivaron proceso de remoción de tierra

"La verdad es súper complicado más de uno se cayó", nos contó Natalia, quien caminó la montaña con una maleta de viaje, pues debía estar en el aeropuerto El Dorado, para viajar a Medellín.  

El viacrucis de 'viajeros caminantes' de Guayabetal, por cierre de vía al Llano
El viacrucis de 'viajeros caminantes' de Guayabetal, por cierre de vía al Llano
RCN Radio

Mientras tanto, a la parte baja de la montaña han ido llegando vendedores ambulantes a la espera de los viajeros.

"Aquí les ofrecemos a las personas que llegan caldito, huevito, arepita, pancito de sagú, chocolatico, tintico, bandejita con pollo, con arroz de pollo, huevitos", nos contó Maritza, habitante de Guayabetal, quien montó un puesto improvisado de comida. 

Los viajeros piden soluciones de fondo a los gobiernos nacional y local y reclaman la falta de acciones contundentes para que haya soluciones definitivas. “Por qué le ponen tanta dinamita a los túneles para sacudir las montañas; las montañas son quieticas y lógicas, pero si las mueven se joden”, dijo uno de los 'viajeros caminantes'.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido