Cargando contenido

Con apoyo de la guerrilla de las FARC, los técnicos antiexplosivos del Ejército Nacional comenzarán en dos semanas, aún sin definir, el desminado de los campos del municipio metense de Mesetas.



Miembros del cuerpo de antiexplosivos del ejército, acompañados de perros adiestrados, guerrilleros y el apoyo de máquinas detectoras de minas antipersona, iniciarán en dos semanas el desminado humanitario en el Meta, según ha divulgado Rafael Colón, de la Dirección Contra Minas de Presidencia de la República.


La labor a realizar en área rural  de Mesetas, hace parte del acuerdo de desactivación de estas armas al que llegaron el gobierno colombiano y la guerrilla de las Farc en el marco de los diálogos que se adelantan en la Habana, Cuba.


En la próxima semana se conocerán más detalles sobre las tácticas operativas a aplicar con el fin de evitar accidentes en alguno de los integrantes del grupo antiexplosivos, teniendo en cuenta que las minas pueden estar en casas abandonadas, cultivos y por algunas trochas.


ABC de Mesetas.



Mesetas es un municipio metense de 2.448 kilómetros cuadrados de extensión. Con una población de 11.287 habitantes de los cuales 3.661 viven en el casco urbano. Limita  por el norte con el municipio de Lejanías; por el sur con el municipio de Uribe; por el oriente con Lejanías, San Juan de Arama y Vista Hermosa y por el occidente con Uribe. Está ubicado al Suroccidente de la capital del Meta, Villavicencio, ciudad de la cual dista 138 kilómetros.


Fue fundado el 29 de marzo de 1959 por 21 colonos campesinos liderados por José del Carmen Jara Pastor quienes entre todos reunieron 780 pesos (equivalentes a poco más de 2 millones 900 mil pesos actuales) con los cuales le compraron a Alberto Sanín un terreno 60 hectáreas de su hato en donde erigieron el poblado.


En materia de orden público, Mesetas ha padecido la presencia de las FARC con sus frentes Urías Rondón, comandado por alias "Heliodoro" y 40 comandado por alias "Kodiak" coordinados ambos por alias "Zarco Aldinéver". Estas estructuras se han hecho sentir con quemas de buses, secuestros y voladuras de caminos. Durante los diálogos de paz sostenidos por el gobierno Pastrana entre noviembre de 1998 y enero de 2002, Mesetas fue uno de los cinco municipios que hizo parte de la Zona de Distensión. Actualmente, gracias a la acción de las Fuerzas Militares, el actuar de los frentes mencionados se ha reducido y ahora se dedican a la extorsión.