Allí, gracias a esfuerzos de miembros del CTI de la Fiscalía fueron encontrados los restos de tres menores reclutados forzosamente por el Bloque Centauros de las Autodefensas y muertos en combates en 2005. También se encontró material explosivo que detonado controladamente por expertos del Ejército. A orillas de un camino en la inspección Brisas del Cafre, jurisdicción del municipio metense de Puerto Rico, la Fiscalía halló una fosa múltiple y exhumó los restos de tres personas, que según lo establecido corresponderían a jóvenes del municipio risaraldense de La Virginia quienes fueron reclutados mediante engaños para hacer parte el Bloque Centauros de las Autodefensas. Labores investigativas permitieron determinar que las víctimas habrían muerto en combates sostenidos con las FARC en noviembre de 2005 y que posteriormente, fue la misma comunidad la que los inhumó. Tras ocho días de diligencias, se realizó la prospección de dos fosas más, donde al parecer se encontrarían los restos del comandante de ese grupo armado ilegal. Igualmente, se detonó de manera controlada una granada MGL de 40mm que estaba a 20 metros de una de las fosas. Las exhumaciones fueron realizadas por funcionarios de la Dirección Nacional de Justicia Transicional de la Fiscalía, con apoyo de un grupo de criminalística, caninos antiexplosivos y de búsqueda de restos, así como del grupo Héroes de Corea de la Brigada Móvil 4 del Ejército Nacional. La búsqueda de restos continua en otros municipios del sur del Meta, con el propósito de identificarlos y entregarlos a sus familiares.