Tropas de la Fuerza de Tarea Conjunta OMEGA, en asocio con funcionarios del Instituto Colombiano de Desarrollo Rural INCODER y de la Supernotariado efectuaron la denominada Operación Yarí en la cual expropiaron 278 mil 683 hectáreas de tierras que al parecer las FARC habían ocupado ilegalmente en límites de los departamentos de Meta y Caquetá, jurisdicción del municipio metense de La Macarena para ser más exactos.   Se estima que estos terrenos, cuya extensión global es de 2786,8 kilómetros cuadrados (superficie mayor que la del departamento del Quindío: 1.845 km2) tengan un valor total no inferior a 450 mil millones de pesos.   “Allí encontramos una red vial, más de 40.000 cabezas de ganado, tierras en excelente estado para el cultivo, maquinaria, camiones con placas del Valle y decenas de administradores, a quienes se les notificó que son baldíos de la Nación”, dijo el superintendente de Notariado, Jorge Enrique Vélez.   Entre los bienes que volvieron a manos oficiales está la finca de Marulanda, con 767 hectáreas y en donde pernoctaba el otrora jefe de las Farc alias Manuel Marylanda.   Las fincas también hacen parte del corredor estratégico que las Farc trazaron para buscar salidas a Brasil, Perú, Ecuador y Venezuela.   “Todas las hectáreas recuperadas van para el Banco de Tierras campesinas habilitado”, explicó el superintendente Vélez, quien trabajó en coordinación con el general Juan Pablo Amaya, jefe del Comando Conjunto Sur Oriente.   “Esta es la operación más grande de activos o predios ilegalmente adquiridos por las Farc”, concluyó el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.   “Es un proceso donde ha participado la Fuerza de Tarea Conjunta Omega en el sur del país, en el departamento del Meta, y donde también han participado en forma muy activa la Superintendencia de Notariado y Registro y el Incoder”, dijo el mandatario.   Además aseguró que son terrenos adquiridos presuntamente por los bloques Oriental y Sur de las Farc, específicamente los frentes Felipe Rincón y 62 Yarí.