La conflagración  se presentó en una vivienda ubicada en el barrio catalana frente a la iglesia del 12 de octubre de la capital del Meta.  Según el teniente Martínez del cuerpo de Bomberos de Villavicencio,  este incendió se generó al parecer por una sobre carga en las luces navideñas del pesebre. Afirmó el oficial que cuando ellos llegaron al lugar, este incendio ya estaba controlado, gracias a la ayuda de los vecinos y taxistas que por allí pasaban pero que tuvieron que realizar remoción de escombros. El jefe operativo de esta unidad recomendó apagar equipos eléctricos y electrónicos durante la noche pues muchas de las personas no mueren por quemaduras sino por inhalación de corrientes de aire caliente o gases tóxicos. Por fortuna no se presentaron pérdidas humanas sino solo daños materiales.