Cargando contenido

Pirómanos y quemas ilegales serían los principales causantes del problema ambiental en Casanare.

Incendios forestales en Casanare
Los bomberos intentar evitar la propagación del fuego.
Foto tomada de la cuenta en Twitter: @Corporinoquia

Harvey Ramírez, comandante del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Yopal e integrante del Consejo Departamental de Gestión del Riesgo, informó que según el último registro, el fuego ha destruido 6.000 hectáreas de zonas de sábana, bosques secos, nativos y que incluso se ha puesto en riesgo a habitantes de veredas y fincas.

“Se estimó un total de 6.000 hectáreas para todo el departamento de Casanare. Básicamente las afectaciones se centran en bosque nativo, pastizales, rastrojos, en pastos mejorados que son utilizados para la manutención del segundo hato ganadero”, indicó Ramírez. 

De acuerdo a dicho reporte, tan solo en Yopal se han registrado más de 200 incendios forestales que han afectado  2.000 hectáreas, por lo que el Instituto de Hidrología Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) declaró en 13 municipios la alerta roja.

Esto se da porque se inician las quemas preparatorias de cultivo y también porque las condiciones meteorológicas generan que el suelo esté excesivamente seco y el viento deshidrate el material combustible vegetal”, explicó Ramírez.

Las conflagraciones en los cerros Samaricote y El Venado generaron graves afectaciones al medio ambiente, según recordó Ramírez. La Fuerza Aérea Colombiana apoyó durante más de 11 horas la extinción del fuego.

La topografía y la velocidad de los vientos también ha sido uno de los obstáculos que los organismos de gestión de riesgo han encontrado en el proceso de controlar los incendios forestales.

“Una pequeña llama, en un corto tiempo, es una gran línea de fuego que causa una grandísima afectación, agregó Ramírez.

Los municipios de Casanare afectados por las conflagraciones son:

Orocué, Maní, Paz de Ariporo, Aguazul, Yopal, Nunchía, Hato Corozal y Tauramena

Boyacá:

Alerta roja declaró el Ideam por los incendios forestales en 46 municipios de la región. Las autoridades de gestión del riesgo han advertido que más de 400 hectáreas, han sido consumidas por los cerca de 80 incendios.

Los municipios en los que existe una alta probabilidad son:  Almeida, Belén, Boavita, Briceño, Cerinza, Chiquinquirá, Chiscas, Chita, Covarachía, Cubará, Cuítiva, Duitama, El Cocuy, Guacamayas, Iza, Jericó, Labranzagrande, La Uvita, Mongua, Monguí, Motavita, Paipa, Panqueba, Paya, Paz del Río, Pesca, Pisva, Ráquira, Saboyá, Samacá, San Mateo, Santana, Santa Rosa de Viterbo, Sativanorte,  Sativasur, Soatá, Socotá, Socha, Sogamoso, Sotaquirá, Susacón, Tasco, Tipacoque, Tota, Tununguá y Tutazá.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido