En el Meta las madres comunitarias reciben en sus casas a los niños desde las seis de la mañana y hasta las 4 de la tarde.  Las mil 200 madres comunitarias del Meta se alistan para reclamarle al Gobierno Nacional, luego de una reunión en Bogotá el martes 31 de enero en la que decidirán cómo y desde cuándo se irán a paro por la decisión del presidente Juan Manuel Santos de no sancionar la ley que obligaba al ICBF a contratarlas de manera directa. Marisela Daza presidenta del sindicato de Villavicencio dijo que el inicio de sus labores está prevista para el 1 de febrero, fecha a partir de la cual iniciarían la protesta nacional. Confirmó que luego de las protestas realizadas en años anteriores empezaron a recibir como remuneración el salario mínimo pero son contratadas a través de organizaciones autorizadas por el ICBF. En el Meta las madres comunitarias cuidan a más de 8 mil niños mientras sus padres trabajan o están fuera de sus casas.