Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Campesinos
Comunicaciones Centro Poblado Georgina Ortiz

Al menos 2300 campesinos del sur del Meta llegaron a Villavicencio luego de estar asentados en la sede de la Unillanos y la Villa Olímpica del municipio de Granada a donde llegaron en apoyo al paro nacional. 

Varios de ellos, quienes son firmantes de paz, pidieron el cumplimiento de los acuerdos firmados en el 2016 y aseguraron que el campesinado, indígenas y afrodescendientes del sur del Meta, rechazan las acciones violentas entre las comunidades y la fuerza pública, en medio de la crisis social que enfrenta el país. 

Aseveran que la crisis “es producto de décadas de corrupción, saqueo y exclusión, sumado a un pésimo manejo de la pandemia y al cierre de espacios de concertación y diálogo con los sectores populares”. 

Exigimos parar la violencia y la estigmatización contra las comunidades indígenas y campesinas. Es imposible realizar un diálogo en cualquier parte del país mientras se continúa el uso de la violencia contra los manifestantes que han hecho uso del derecho legítimo a la protesta”, indicaron los voceros de los campesinos del sur del Meta al llegar este jueves 13 de mayo a Villavicencio. 

Lea también: Indígenas de Puerto Gaitán en el Meta se declaran en paro indefinido

Hicieron un llamado a las autoridades civiles del Meta y del Gobierno Nacional para que se pueda entablar un diálogo desde “el reconocimiento mutuo y la voluntad política real, que permita realizar los cambios que requiere el país”.

Algunos de los puntos que traen para dialogar con las autoridades son la implementación y cumplimiento del acuerdo de paz, la búsqueda de la reconciliación y reparación ambiental, la construcción de una economía digna para las y los campesinos, los pequeños productores, la aplicación de una justicia real por el asesinato de firmantes, líderes y lideresas sociales y ambientales, un acompañamiento integral y con enfoque territorial a la sustitución de cultivos, entre otros. 

Los miles de campesinos que llegaron a Villavicencio se alojaron en el colegio público Luis López de Mesa, conocido como Inem. 

El alcalde Felipe Harman Ortiz pidió a los villavicenses que recibieran con garantías democráticas a la movilización campesina del Ariari. 

“Esta es su capital, los mensajes de odio, de miedo, que infunde terror, hacer parte del desconocimiento del país rural. Vamos a transitar en ese conflicto de forma pacífica”, sostuvo. 
 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.