La niña indígena de dos meses de nacida de la comunidad Sikuani estaba siendo atendida en el municipio de Puerto Carreño en el hospital San Juan de Dios.

Pese a las denuncias de Eliseo Gallardo Ponare representante legal de la organización Indígena ORPIBO quien aseguraba que la menor se encontraba en alto grado de desnutrición las autoridades no atendieron el llamado y la niña falleció en las últimas.

Representantes de las comunidades en ese departamento, solicitaron más atención por parte del Gobierno Nacional para que atiendan los casos de desnutrición que aunque sea por falta de cuidado de las madres, tienen igualmente el derecho a la salud como cualquier otro ciudadano.

Culparon de este deceso a las autoridades departamentales, quienes hicieron caso omiso a los llamados de ayuda por parte de estos líderes indígenas.