Las autoridades locales dicen que no ha recibido ningún beneficio de esa comunidad.

Con el peso de sus costumbres llegaron a comprar miles de hectáreas de tierra en Puerto Gaitán, Meta, donde ya están asentadas unas 300 personas pertenecientes a familias menonitas (grupo religioso y étnico), provenientes de México y Estados Unidos. 

Las autoridades del Meta, entre ellas Alex Fierro alcalde de ese municipio, aseguran que hasta ahora han cumplido con los requisitos legales, y que esa etnia religiosa cristiana, de origen suizo de mediados del siglo XVI, llegó a los Llanos del Meta, no mezcla ninguna de sus actividades con las de los pobladores de Puerto Gaitán. 

“Son cerrados en todas sus actividades y ellos solos realizan sus labores por lo que no contratan mano de obra de la región, ni consumen bienes o servicios en el municipio” dijo Fierro. 

“Los hombres, mujeres y niños parecen detenidos en el tiempo sólo se acercan a preguntar por permisos para tener su propio cementerio” agregó el alcalde de Puerto Gaitán. 

El asentamiento que hicieron en Puerto Gaitán sólo está a 90 kilómetros del casco urbano en un sector que tiene su propia vía pavimentada, y unas tierras en las que cultivan soya y maíz.

En 2016 empezaron a llegar con su hijos y sus mujeres, con vestidos de época y hablando su propia lengua. 

La aldea Liviney, como se llama el lugar en el que habitan en Puerto Gaitán, la fundaron  en dos o tres fincas que son las más grandes de la zona, y que compraron de contado por sus máximos líderes. 

Alex Fierro alcalde de Puerto Gaitán dijo que por ahora el municipio no ha recibido ningún beneficio de esa comunidad, dado que ellos son propietarios privados de sus tierras y no generan empleo para la zona, ni consumen bienes, o servicios de la localidad. 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido