Cargando contenido

En menos de ocho días han asesinado a seis campesinos de tres municipios.

general Luis Navarro
Archivo Gobernación del Meta

En el Meta piden que se investigue y que las autoridades expliquen por qué están asesinando campesinos como Francisco Javier Martínez y Gerardo Fernández Hernández, quienes  fueron atacados con armas de fuego en Puente Amarillo en la vereda Angosturas en zona rural de San Juan de Arama, sur del Meta, esta semana. 
 
Pese a que las autoridades aseguran que registran antecedentes y que podrían ser hechos relacionados con un ajuste de cuentas de parte de las disidencias, pobladores de la región desmienten esas versiones e indican que son habitantes de la zona y pertenecientes a asociaciones de campesinas reconocidas.

En contexto: Dos personas fueron asesinadas en San Juan de Arama, sur del Meta

Frente a estos hechos Organizaciones de Defensoras de Derechos Humanos del Meta hicieron un llamado a las instituciones para que garanticen la vida de los campesinos del departamento, donde han sido asesinados seis en menos de 8 días por hombres armados que no se sabe de dónde salen ni quiénes son.

La semana anterior 2 pobladores entre ellos un líder comunal cayeron bajo las bajas en el municipio de Puerto Rico; dos días después en La Macarena fue baleada una pareja de la zona; y el hecho más reciente fue el de los dos hombres que resultaron asesinados en el municipio de San Juan de Arama en la vereda Angosturas donde los conocían como residentes campesinos.

La representante legal del comité cívico por los Derechos Humanos del Meta Islena Rey rechazó de manera categórica estos asesinatos y aseguró, que estos últimos hechos violentos han dejado muchas dudas.

"Echarle la culpa a las disidencias es una tarea muy fácil... Lo raro es que en un país que supera el 90 por ciento de impunidad, se hayan esclarecido varios de estos crímenes en tan solo minutos", señaló la defensora, quien además indicó que pareciera ser que el departamento está atravesando por una política de exterminio, donde solo son asesinados los líderes sociales y campesinos.

Otros defensores de los derechos humanos se preguntan si regresó el paramilitarismo al Meta.

Lea también: Una pareja fue asesinada en La Macarena, Meta

"Los hechos de violencia ocurridos este año en el Meta son lamentables... El departamento venía en un proceso de consolidación de la paz que se ha perdido", manifestó el ex asesor para las Zonas Veredales de la Gobernación y hoy diputado por el partido Liberal Andrés Jaramillo, quien señaló que las cifras del nuevo conflicto en el departamento son alarmantes.

Dijo que la tranquilidad que se experimentó tras la firma de los acuerdos de paz, se demostró cuando flagelos como las minas antipersonal se redujeron en un 98,9 por ciento, víctimas del conflicto armado con un 95,2 por ciento de reducción, homicidios asociados al conflicto disminuyeron en un 99,2 por ciento y casos como el secuestro y desaparición forzada registraron una reducción del 100 por ciento y por ello calificó como lamentable que el Meta vuelva a ser escenario de hechos de lesa humanidad.

Para Delio Franco presidente de Asojuntas en el municipio de La Macarena, estos hechos de violencia están estrechamente asociados al incumplimiento en los acuerdos de sustitución de cultivos PNIS y al hambre por la pobreza que padecen miles de campesinos y pobladores del sur del Meta.

“El abandono y en incumplimiento ha hecho que los campesinos se vean obligados a plantar cultivos de coca, los cuales benefician a los actores al margen de la ley que operan en la región, aseveró el líder comunal.

De interés: Ofrecen recompensa de $2.100 millones por alias 'Gentil Duarte'

En el Meta los cultivos ilícitos se combaten es con represión de la fuerza pública y no con proyectos que les permitan a los pobladores tener un sustento económico para sus familias, agregó el comunal.

Por su parte las autoridades civiles y de Policía aseguran ante los hechos de violencia selectiva en la región, que el crecimiento en las cifras de homicidios y demás prácticas delincuenciales obedece es a una reestructuración de las filas insurgentes o disidencias y al crecimiento de actividades para su financiación como la siembra de cultivos ilícitos para el narcotráfico.

Hecho que ha venido librando una lucha entre la fuerza pública (Ejército y Policía) y los campesinos especialmente en la región del Guayabero, entre La Macarena, Viste Hermosa y el Guaviare. 

Los hechos de violencia y asesinatos podrían estar relacionados a ajustes de cuentas por parte de la estructura del Grupo Armado Organizado Comandante Jorge Briceño, Estructuras al mando de los alias "Gentil Duarte" y "Calarcá", que hace presencia criminal en la zona, dijo el coronel Gustavo Berdugo comandante de la Policía en el Meta. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido