Cargando contenido

El menor fue victima de un ataque que iba dirigido a otra persona.

Referencia homicidios en Medellín.
Cortesía

Tras el drama que vive una familia en la capital del Meta luego de que tomaran la determinación de desconectar a un menor de 14 años que permanecía recluido en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Departamental de Villavicencio, con un diagnóstico de muerte cerebral, las autoridades locales pidieron apoyo y comprensión a los afectados.
 
El niño llegó hasta ese centro clínico, tras recibir una herida en la cabeza producto de un impacto de bala, en un atentado que se registró en el sector de la Isla en la comuna 8 de Villavicencio y que al parecer iba dirigido hacía otro joven que departía con la víctima.
 
Desde ese día, el menor se encontraba recibiendo asistencia en el hospital, donde fue diagnosticado con muerte cerebral por lo que fue conectado de manera artificial.

Lea también: Incendios en Meta dejan miles de hectáreas de bosques consumidas
 
Según el diagnóstico, el menor no solo tenía muerte cerebral, sino que había empezado a tener fallas cardíacas y fallas pulmonares, por eso la familia pudo donar tan solo el hígado y los riñones y ya había entrado en un estado de no retorno.

Luego de conocer la crítica situación del niño, sus familiares decidieron desconectarlo y donar sus órganos.

Ante los hechos Andrea Lizcano, secretaria de Gobierno de la Alcaldía de la capital del Meta, dijo que se debe respetar a la familia de este niño en su libre decisión y quien por las lesiones en su cabeza ya estaba con fuertes afectaciones en su vida. 
 
"Pienso que son decisiones propias y no hay que juzgar a una familia. Es una situación compleja, para la Alcaldía es doloroso saber que un niño de 14 años por estar en su entorno, llegue otra persona a cegarle la vida".

Lea también: Suspenden fotomultas en Villavicencio, tras fallo de la Corte

La familia acudió a la alcaldía para que le dieran apoyo económico y poder cubrir el sepelio del menor asesinado, donde hicieron algunas gestiones con una funeraria que de manera gratuita ofreció el desplazamiento en el coche fúnebre, consiguieron la bóveda y el ataúd, según dijo la secretaria de Gobierno.
 
"Es muy doloroso que las familias sigan enterrando a sus hijos menores de edad y por una situación que realmente nos reafirma que el sector de Porfía, necesita reforzar la seguridad pero también necesita trabajo social con los jóvenes que es la apuesta de esta administración", dijo Lizcano.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido