Saúl Hernández todavía tiene muy presente los hechos que rodearon el colapso del puente Chirajara, que comunica a Bogotá con Villavicencio. Pese a que fueron segundos, esta acción lo acompañará toda su vida como huella imborrable.

En diálogo con RCN Radio narró los momentos de angustia que vivió cuando vio a sus compañeros de obra caer al vacío mientras se derrumbaba uno de los tramos de la gigantesca infraestructura vial, en la tarde del pasado lunes.

“Estábamos a un lado en ese momento cuando eso traqueó e inmediatamente salí a correr y ahí en ese momento escuché un compañero que gritó porque se había cortado la mano. Me devolví a ayudarlo, pero todo el mundo estaba desesperado, muchos gritaban que otros estaban en una tubería cortada y quedaron despedazados”, detalló Hernández.

(Pese a caída de puente Chirajara, hay que mantener confianza en el sector constructor: Cámara de Infraestructura)


El drama también se trasladó a los allegados de los obreros perdieron la vida. José Alirio Gutiérrez, familiar de Gildardo Jiménez de 31 años, quien trabajaba como solador en la obra, está a la espera que Medicina Legal le entregue el cuerpo.

“Estamos aquí en Medicina Legal esperando que nos entreguen el cuerpo. Él era soldador de la obra, un joven juicioso que tenía el deseo de seguir adelante”, recalcó Gutiérrez mientras espera que el proceso de entrega del cuerpo sea rápido para darle cristiana sepultura.

Los familiares no saben todavía qué fue lo que pasó, hecho por el cual les piden a las autoridades nacionales y departamentales una respuesta clara sobre la tragedia que dejó nueve personas muertas y otras 10 heridas.

“Yo le desplazaba en la moto y ocurrió ese accidente no se puede explicar, corrían de un lado a otro solo había pánico y angustia”, precisó uno de los familiares de las víctimas.

La Fiscalía General anunció las investigaciones pertinentes, indagaciones que apuntan al delito de homicidio culposo.