Cargando contenido

En Villavicencio se mantienen los albergues con cientos de personas afectadas por las lluvias.

Lluvias Villavicencio
Defensa Civil Meta

En alerta roja se mantienen los ríos Guatiquía, Guayuriba y Ocoa de la capital del Meta, donde se declaró la calamidad pública por las afectaciones producto de las fuertes lluvias que se registraron durante el fin de semana.

David Riaño director de la Oficina de Gestión del Riesgo indicó que tras un barrido, se pudo identificar la crítica situación en 12 puntos de la ciudad, los cuales dejaron más de 150 familias afectadas.

Lea también: Fue asesinado otro excombatiente de las Farc en el Meta

En el barrio Trece de Mayo y en el corregimiento La Cuncia fueron instalados dos albergues provisionales,  para atender a varias familias que tuvieron que ser evacuadas de los puntos más críticos donde se registraron las inundaciones.

Durante la tarde del sábado y toda la jornada del domingo,  las secretarías de la Alcaldía municipal realizaron recorridos por varios puntos de la ciudad, solicitando ayudas humanitarias para atender a las familias que permanecen en estos alojamientos temporales.

Funcionarios de la Oficina de Gestión del Riesgo y Organismos de socorro continúan en las zonas más afectadas para terminar de establecer el censo de familias damnificadas.

También las autoridades departamentales confirmaron que fueron 9 los municipios del Meta que resultaron afectados por las lluvias de este fin de semana.

El desbordamiento de 14 ríos, ocasionó emergencias en 43 veredas y 8 barrios, dejando como saldo 466 familias damnificadas y un aproximado de 700 hectáreas de cultivos que resultaron afectadas, especialmente en la región del Ariari.

Le puede interesar: OMS alerta por récord en casos: 311.100 casos en las últimas 24 horas

También vías nacionales se vieron afectadas por las intensas lluvias

El desbordamiento del río Guayuriba se posó sobre la vía principal que comunica a los municipios de Villavicencio y Acacías y estuvo cerrada por varias horas, así mismo la vía antigua hacia Bogotá estuvo cerrada durante varias horas por deslizamientos registrados en el sector de Servitá.

María Luz González, habitante de este sector, le hizo un fuerte llamado al Gobierno Nacional para que intervenga este eje vial que es el paso obligado para el transporte de carga y que cada año se ve afectado por la ola invernal.

Este lunes,  esos recorridos viales están operando de manera normal luego de las fuertes lluvias.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido