Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Llego a los 50 y elijo envejecer

Cuando hacemos tantos planes y pensamos en futuro olvidamos a veces que la única certeza que tenemos cada día es la del tiempo ya vivido, el que se fue. Nada sabemos de los días que nos quedan y por eso vale la pena celebrar lo ya alcanzado.

No creo, como se piensa con frecuencia, que la juventud sea una virtud o la vejez un defecto. Creo firmemente que envejecer es el mejor camino posible porque la alternativa es morir joven. Me gusta la vida y por eso elijo envejecer mientras se pueda gozar y tener sueños y ganas de ver un nuevo día. Mientras la vida no pese y no estorbe a otros ¡que venga la vejez!

Cumplí 50 años y tengo claro que, sin importar cuanto tiempo me quede, es menos lo que tengo por delante que el pasado que recuerdo. Ya pasé la mitad de la vida, ya voy en cuenta regresiva y agradezco cada paso del camino.

En estos 50 años he gozado, he sufrido, he aprendido, me he fijado metas, he ganado, he fracasado, he pecado, he llorado, he amado... quise cambiar el mundo y descubrí que para hacerlo debo cambiar MI mundo y ser mejor persona cada día. Aún así hoy todavía sigo batallando contra molinos de viento y creyendo que puedo ayudar a que vengan mejores días para todos.

Lo bueno de tener 50 años es ver cómo el tiempo va decantando lo que vale. Hay menos certezas pero también menos angustias; menos realidades absolutas, más matices para verlo todo. Tal vez envejecer tiene que ver con eso: desaprender lo que creemos cierto y abrir la mente a que todo puede ser posible. Feliz cumpleaños a mí y gracias a quienes me hacen feliz.