Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Vendedores informales de Bogotá reciben ayudas en la pandemia
Vendedores informales de Bogotá reciben ayudas en la pandemia
IPES

Se cumplen seis meses de la emergencia sanitaria en Colombia por cuenta de la propagación de la COVID-19 y a pesar de que algunas ciudades han superado el primer pico de la enfermedad, son incalculables los efectos económicos, sociales y de salud, que se han presentado en el país por la pandemia.

Miles de personas perdieron sus empleos tras el cierre y la falta de liquidez de decenas de empresas. Algunos de los más afectados han sido los vendedores informales por cuenta de las restricciones para ofrecer sus productos y los aislamientos obligatorios que se ampliaron durante varios meses.

Le puede interesar: Piden tener en cuenta el riesgo de beneficiarios de bonificación por atender la pandemia

Para Estefania Tovar, la cuarentena generó una reducción de sus ingresos económicos y se vio afectada la canasta familiar de su hogar.

“A nosotros por la pandemia nos disminuyó el salario y la alimentación también. Esto ha sido muy difícil cuando tenemos a dos menores de edad que están en plena etapa de crecimiento”, indicó.

Por su parte, otro ciudadano, Matías Gutiérrez, confesó que está viviendo un momento difícil tras haber perdido su trabajo.

“Yo trabajaba en una rectificadora y por culpa de la cuarentena me quedé sin empleo. Estoy pensando qué hacer de ahora en adelante, porque no he logrado conseguir trabajo”, indicó.

Sin embargo, durante este tiempo se han logrado fortalecer las Unidades de Cuidados Intensivos, ya que a la fecha hay 10.073 camas, superando ampliamente el registro de las 5 mil camas que se tenían antes de la pandemia a nivel nacional.

“Todo esto en un tiempo casi que récord y lo que se buscaba era pasar de 5.346 Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) habilitadas,  a lograr la meta de 10 mil, mientras todos los países buscaban el mismo objetivo”, indicó el jefe de la Oficina de Gestión Territorial, Emergencias y Desastres del Ministerio de Salud, Luis Fernando Correa.

Lea también: Aglomeraciones podrían aumentar los contagios de coronavirus, advierte la OMS y Minsalud

Por su parte, el Instituto Nacional de Salud (INS) destacó el aumento de los laboratorios en el país, para tener un mayor diagnóstico de la enfermedad.

“Construimos una red de 110 laboratorios, pero además una capacidad de 40 mil pruebas. Tenemos un sistema envidiable porque nos permite tener un mayor volumen de muestras, para tener un claro conocimiento de la epidemia”, sostuvo esa entidad.

Problemas en salud

Algunos expertos señalaron que el encierro generado por el aislamiento obligatorio, desencadenó toda una serie de enfermedades mentales y físicas, ya que miles de personas no recibieron atención médica de forma oportuna.

El Presidente de la Sociedad Colombiana de Medicina Familiar, Otto Hamann, afirmó que la situación es crítica en algunas regiones.

“Hemos sabido de la cancelación de citas médicas, pero también muchas personas prefirieron no asistir a los servicios de urgencia y en muchas partes del país se cerraron centros de consulta. Incluso en nuestra propia asociación recibimos informes de despidos y cancelación de contratos de médicos familiares durante la pandemia”, indicó.

Le puede interesar: Invima ordenó el retiro inmediato del medicamento Ranitidina inyectable 

Por su parte,  varias asociaciones de pacientes señalaron que durante este año las barreras de acceso a la salud crecieron en un 80%, siendo los más afectados quienes sufren de cáncer o alguna enfermedad huérfana.

De otro lado, el ministro de salud, Fernando Ruiz, afirmó que Colombia avanza en la consecución de las vacunas contra el virus y que “en la Organización Mundial de la Salud (OMS) se han venido organizando los países para tener acceso a la vacuna en unas condiciones equitativas”, explicó.

El funcionario manifestó que el país se comprometió a adquirir 10 millones de dosis dirigidas a las poblaciones de mayor riesgo, que son los adultos mayores de 60 años, personas con comorbilidades y los trabajadores de la salud.

Finalmente, la representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) para Colombia, Gina Tambini, señaló que “la mayoría de la población es susceptible, todavía no tenemos una vacuna, no tenemos un esquema de tratamiento con base a evidencia para esta nueva enfermedad".

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.