Cargando contenido

General Alberto Mejía, comandante del Ejército / Foto Colprensa - José Herchel Ruiz




El general Alberto Mejía, comandante del Ejército Nacional, aseguró que los dos guerrilleros de las Farc que murieron en combates que se registraron en el sur de Bolívar no estaban en un corredor humanitario y, en cambio, estaban muy lejos del área de preconcentración que hay en este departamento.


"Este grupo de las Farc se encontraba a 68 kilómetros del área de preconcentración y estos individuos no estaban haciendo ningún movimiento humanitario", reiteró en general Mejía.


De acuerdo con el comandante del Ejército, se ha facilitado el movimiento de las Farc a las zonas de preagrupamiento, que fueron designadas luego de que ganara el NO en el plebiscito y el acuerdo de paz quedara en vilo, para que no fueran atacados por un tercero mientras se destrababa el acuerdo y se implementaban las Zonas Veredales Transitorias.


Este hecho ocurre 80 días desde de haber iniciado el cese el fuego bilateral entre el Gobierno y las Farc y 131 días después de que se registrara el ultimo combate entre las partes.


Extorsión a mineros


El comandante del Ejército aseguró que a los guerrilleros que murieron en medio de combates en el sur de Bolívar se les encontraron documentos que comprueban que estaban extorsionando a los mineros de la región, cobrándoles millonarias sumas de dinero desde hace algún tiempo.


"Tenían unos documentos que ya tiene la Fiscalía. Unos escritos en los que les ordenan toda una suerte de tareas, entre ellas, la de extorsionar a los mineros con una lista de más de dos páginas en las que se observa lo que pagaba cada mina, que son millones y millones", indicó el general en diálogo con RCN Radio.


Además, el comandante del Ejército señaló que "estas personas estaban vestidas de negro y tenían armas y usaban códigos de comunicación de las Farc y del ELN que nos permite establecer que al parecer estaban trabajando de manera conjunta".


Lo difícil de mantener el cese el fuego


El general Alberto Mejía reconoció que en esa zona, al igual que en Arauca y Norte de Santander, es muy complejo garantizar el cese el fuego, ya que en dichas regiones también delinquen otras organizaciones criminales.


"Les puedo decir que el proceso de paz y el cese bilateral es más fácil de cumplir en zonas donde solo hay presencia de las Farc como en Caquetá, Putumayo, porque en Bolívar, Arauca y Norte de Santander, también hay bandas criminales como el ELN y el EPL que también son activos en algunas regiones y es difícil garantizar que no haya este tipo de incidentes", manifestó.


El comandante del Ejército afirmó que en las zonas ya establecidas se han suspendido las operaciones aéreas y otras medidas de vigilancia para evitar este tipo de incidentes.