Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Los hijos del Estado: Jóvenes que nadie quiso adoptar en Colombia

Foto Archivo Noticias RCN



Muchas de las personas que inician los trámites para adoptar un menor en Colombia esperan que al final del proceso puedan recibir un bebé de brazos como los que salen en las fotos de revistas o en los comerciales de pañales.

Sin embargo, la realidad de nuestro país es totalmente diferente ya que en la actualidad, hay 4.238 menores que están esperando esa oportunidad, pero tienen baja probabilidad de adopción, debido justamente a que no son tan pequeños.

Esta es la historia de Karen, una joven de 19 años de edad quien nunca fue adoptada a pesar de haber vivido en un centro del Bienestar Familiar por casi diez años. Ella asegura que las familias se abstienen de acoger menores de más de 4 o 5 años, "porque ya vienen con 'mañas' y son más difíciles de criar".

"Yo de manera concreta no puedo decirte cuál fue la razón por la que nunca fui adoptada, pero lo que uno sabe por lo que dicen acá, es que las personas siempre esperan niños de brazos y no les gusta adoptar niños más grandecitos, porque piensan que uno no va permitir que lo eduquen de una forma distinta" dijo.

Esta joven quien relató la tristeza que se vive mientras crecía y nadie le daba la oportunidad de ser acogida en una familia, precisó que no está segura de querer adoptar un menor.

"Pues es una cosa que no descarto por la experiencia que he tenido que vivir, pero en principio aún no sé si tenga la capacidad de ser una buena educadora y una buena madre y uno queda con muchos traumas y miedos que primero deben ser superados antes de tomar una decisión tan difícil" manifestó.

Karen, vive en un hogar refugio del Bienestar Familiar donde recibe apoyo económico, social y psicológico para forjar un proyecto de vida.

"Yo estoy estudiando en la Universidad de La Salle y ya voy en quinto semestre de Licenciatura en Lenguas y económicamente me sostengo gracias a la ayuda del Bienestar Familiar en la institución donde estoy ubicada hace varios años... Ellos me ayudan con la manutención y con otras cosas, como la vivienda... Yo de verdad estoy muy agradecida con todas estas cosas que recibo todos los días y con la ayuda que me están dando para formar mi proyecto de vida" sostuvo.

Juan, es otro joven que nunca tuvo la oportunidad de haber sido acogido por una familia. Sin embargo, expresó que en su camino han aparecido ángeles que le han ayudado a salir adelante.

"Una vez me intentaron adoptar pero el proceso se cayó. Luego de eso, nunca más se pudo volver a adelantar esos trámites... Cuando tenía 18 años conocí a un señor que se convirtió en mi papá porque me ha ayudado a salir adelante, a conseguir un trabajo y a hacerme un futuro" dijo.

Hoy este joven es un guarda de seguridad de una compañía, sigue viviendo en un hogar refugio con muchos de sus hermanos de crianza y asegura que no dudaría en adoptar un menor, para darle la posibilidad de cambiarle la vida.

"Claro que lo haría sin pensarlo... Me gustaría darle la oportunidad a un menor de criarse un una familia con papás y de tratar que tenga una vida normal... Que tuviera la oportunidad que yo nunca tuve" sostuvo.

Parejas sienten temor de adoptar menores que no son tan pequeños

Lorena y Carlos, una pareja de 35 años aproximadamente, relataron que cuando iniciaron su proceso, esperaban un bebé recién nacido y no un niño de casi tres años que fue el que les adjudicó el Estado.

"Nuestro proceso duró exactamente 13 meses. En la primera parte estábamos pendientes que nos aceptaran como padres y luego fue el tema de la adjudicación... Sin embargo, lo más demorado es lo que tarda poder obtener ese derecho" dijo.

"El niño que nos dieron en adopción fue un niño de dos años y 7 meses y realmente las expectativas que se tenían eran de un niño menor, pero así lo quiso Dios y a pesar de que en principio el impacto puede parecer duro y puede ser un niño muy grande, nos dimos cuenta después que el niño que llegó a nuestro hogar, seguía siendo pequeño".

Agregó que "nosotros por nuestra edad sí queríamos que fuera un bebé, por todas esas experiencias como verlo caminar y que le salieran los dientes... Son esas cosas que uno quisiera experimentar cuando tiene un hijo... Ahora que tenemos a nuestro hijo, seguimos considerando que lo ideal es que el tema de la adopción debe ser cuando estén lo más pequeños posible" sostuvo.