La directora la Corporación Reconciliación Colombia, Cristian Plazas destacó el fallo de la Corte Constitucional que ordena escuchar en los procesos judiciales a los menores de edad cuando son víctimas de maltrato y abuso sexual. Para Plazas, el caso que originó este pronunciamiento fue una de unas de las batallas que emprendió cuando era directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF). Una menor de ocho años, quien era maltratada en su hogar, se oponía a regresar pese a la orden de un juez. "En su momento me opuse como Directora del ICBF a que la menor regresara a ese lugar en donde ella misma expresaba las agresiones de las cuales era víctima, y yo personalmente le pedí a la juez 29 de familia, que oyera a la niña quien era muy clara en las situaciones sobre las cuales era víctima”, explicó. Sin embargo, agregó Plazas, el Instituto “fue obligado a devolver la menor a su casa en donde los padres tenían problemas de trago, golpeaban a la niña con ortiga y al parecer fue abusada por el dueño de casa cuando la niña se encontraba sola”. En ese sentido, explicó que al no ser atendidas por la juez de familia las peticiones de la menor, el Instituto interpuso una acción de tutela ante la Corte Constitucional. “Hoy destacamos que tras una dura batalla, un larga batalla judicial, la Corte Constitucional escuchó al ICBF en su momento y logramos ganar esto en favor no solo del ICBF sino también de todos los niños del país". Para la exdirectora del ICBF, "a los niños hay que creerles lo que dicen y más cuando se trata de denuncias por abuso o maltrato, y es imposible que no se tome en cuenta lo que ellos dicen a la hora de tomar una decisión que va a marcar el futuro de su vida”. En su concepto, es increíble que no se tenga en cuenta su versión de los hechos pues fueron ellos los que sufrieron la violación “y son ellos quienes han sufrido las negligencias y otras vulneraciones por lo cual se les debe escuchar”. Actualmente el ICBF "cuenta con un programa que permite la adopción de niños que se niegan a volver al hogar de sus padres biológicos por problemas de abuso y maltrato, y en ese aspecto el Instituto garantiza la presencia de una familia adecuada para niños con problemas de salud, que hacen parte de un grupo de hermanos, o que son mayores a los 6 años de edad y quienes tienen pocas oportunidades de encontrar una familia. Para estos niños buscamos personas que puedan ofrecer un hogar en el cual los niños se sientan amados y protegidos". Según resaltó, una vez realizó su administración en el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, las adopciones de niños en el país aumentaron en un 10%, y en su mayoría los trámites se realizan en favor de niños con condiciones especiales, quienes son integrados a familias extranjeras.