Una de las mujeres que cumple la función de semáforo humano. Foto/Jairo Pérez.

Hombres y mujeres  se rebuscan la vida  haciendo la labor de semáforos humanos, es decir, orientando a los conductores  en el puente vehicular de un solo carril sobre el río Sinú a la altura del corregimiento La Doctrina, municipio de Lorica. “La asociación está organizada con 400 personas quienes se encargan de hacer esta labor para el sustento de su familia y organizadamente se les asigna el turno respectivo", explicó Yuris Aycardi Arteaga, presidente de la junta puente. Explicó que los turnos van del 1 al 400 y se escoge el día y mes que le corresponde a cada persona para laborar 12 horas  continúas en una sola ocasión al año. La función de las personas a las que les asignan el turno consiste en utilizar la bandera roja y verde, señal de pare y siga respectivamente, para guiar a los conductores en el puente. “No hay sueldo fijo dependemos  de la voluntad de los conductores hay ocasiones que se recaudan entre $100.000 y 150.000. Eso depende de la suerte”, explicó Manuela Miranda. Entretanto, José Blanquicet dijo que es una labor desafiante porque son 12 horas expuestos a las altas temperaturas y lluvias que han provocado enfermedades. Los semáforos humanos han cumplido varias funciones: fuentes de ingreso para las personas de escasos recursos y la reducción de accidentes de tránsito.