Foto: Referencial Ingimage

En los últimos seis años han sido reportadas como desaparecidas en Colombia 26 mil 800 personas, según cifras del Instituto Nacional de Medicina Legal.

De este total, hay un grupo de más de tres mil ciudadanos de los que nunca se supo nada y a los que la justicia les perdió el rastro.

Y es que cuando una familia logra encontrar a un ser querido que estaba desaparecido ya sea vivo o muerto, se logra cerrar un ciclo por más doloroso que sea.

Caso contrario ocurre con las familias de quienes literalmente la tierra se los tragó porque nunca se supo de su paradero. Estas personas afrontan casi que un duelo eterno muy difícil de superar.

María del Carmen Morales de 57 años, aseguró que su hija salió un día hace ocho años hacia el Supermercado en el occidente de Bogotá, dejando a su esposo y a su pequeño hijo por unos instantes. Sin embargo, nunca regresó.

"Mi hijita salió un día y dijo que antes de las cinco de la tarde regresaba... Pero nunca apareció. La llamábamos y no nos conestaba y desde ese momento, no sabemos nada de ella" dijo.

Indicó que "nunca nadie me ha dado una pista de dónde puede estar mi hijita y esto es una angustia diaria de no saber qué fue lo que pasó".

Este mujer dijo que nadie le ha dado razón sobre la suerte de su hija y que sólo encontraron el carro en el que se movilizaba, pero lo habían lavado y abandonado en una zona industrial de la ciudad.

"El carro ese día apareció por allá en una zona industrial al occidente de Bogotá y nos dijeron que lo habían lavado y que había sido un señor alto el que lo había dejado tirado" señaló.

Sostuvo que "esto es un duelo que nadie puede entender y yo sí quisiera saber qué pasó con ella... que alguien me diga porque alguien tuvo que haber visto algo".

Luz Stella Castiblanco es otro de los ejemplos de la situación de estas miles de familias tras la incertidumbre de no saber qué sucedió con sus seres queridos.

Ella, lleva 23 años buscando a su hermano quien una mañana salió a trabajar y jamás volvió.

"Mi hermanito estudiaba en la universidad y manejaba un taxi todos los días... esa mañana se fue y dijo que volvía a desayunar peo nunca jamás regresó... desde ese día no hemos dejado de buscarlo y de preguntarlo porque el carro apareció como a los dos meses en Bogotá y nadie nos dio razón" manifestó.

Esta mujer cuenta las horas para reencontrarse con su hermano, de quien asegura sigue vivo en algún lugar del mundo.

"Llevamos 23 años, un mes y dos días buscando a mi hermanito y yo se que él está vivo... en el cielo y la tierra no hay nada oculto y alguien nos tendrá que dar razón en algún momento... Estamos como en la canción; en el mismo lugar y con la misma gente y quiero que mi hermanito sepa que lo esperamos no importa cómo esté" expresó.

Lo más preocupante es que las cifras no son alentadoras, ya que este año han sido reportadas como desaparecidas en el país más de 1.500 personas, de la cuales a unas 466 al parecer, también se las tragó la tierra.