Ovidio Claros / Foto Colprensa - Andrés Torres

Luego de que el Congreso de la República no diera trámite a la renuncia del magistrado Ovidio Claros el pasado 9 de marzo, debido a que se desintegró el quórum y con la fecha para la inhabilidad al límite, todo indica que aún no estaría inhabilitado y podría postularse para las elecciones en el Congreso, en 2018.

RCN Radio consultó con el Consejo Nacional Electoral cuál sería el panorama que le quedaría al magistrado teniendo en cuenta que su renuncia no ha sido tramitada y se venció el plazo el 11 de marzo para que no quedara inhabilitado.

Al respecto, miembros del CNE aseguraron que aunque la renuncia, según lo dice la jurisprudencia, debe ser aceptada para poderse postular a las elecciones, el magistrado podría argumentar que la misma se presentó el 8 de febrero de 2016, es decir, con el tiempo justo que debe ser de 30 días para que no exista la inhabilidad.

La ley colombiana es clara al decir que si las renuncias no son tramitadas o a quien se le presenta no se pronuncia dentro ese mes, se entiende que la misma es aceptada, pues nadie está obligado a permanecer en un cargo.

Según el CNE, lo más seguro es que más adelante en el proceso para elecciones del Congreso del 2018 se pida que se revoque la candidatura de Claros, momento en el cual el magistrado podrá sustentar que su renuncia se presentó dentro de los tiempos permitidos.

El organismo electoral además indicó que la norma dice que la mesa directiva del Congreso pudo tramitar la solicitud de la renuncia sin necesidad de citar a plenaria. Sin embargo, ese no fue el caso e incluso el Congreso pidió que se emitiera un decreto presidencial para tramitar dicha renuncia en sesiones extras, lo cual no era necesario.

Entre tanto, el magistrado Ovidio Claros aseguró que no entiende los motivos por los cuales el Congreso pudiendo tramitar su renuncia a través de la mesa directiva, no lo hizo. "No se requería un decreto presidencial y sin embargo se envió y ni así fue posible", manifestó.

El magistrado además insinúo un posible interés político de por medio para que él no salga del cargo, pues las opciones de que logre obtener una curul en el Congreso es muy alta.

El presidente del congreso, Mauricio Lizcano, citó al Congreso en pleno para tramitar esta renuncia el próximo 15 de marzo, sin embargo, para entonces ya sería tarde llevar a cabo dicho trámite.