Alba Reyes, madre del joven Sergio Urrego, afirmó que la sentencia de la Corte Constitucional que reconoció que su hijo sí fue discriminado, servirá para salvar más vidas. Además, aseguró que recibió con sorpresa la decisión del alto tribunal y destacó que el fallo de tutela es ejemplarizante. "Yo soy la primera convencida de esto porque hay muchos casos en la oscuridad, hay muchos casos ocultos como los que vivió Sergio y sé que hoy en día los niños, niñas y jóvenes que sean maltratados por discriminación en las escuelas van a poder hablar, van a poder decir 'me están discriminando'", dijo Alba Reyes, mamá de Urrego. La Corte Constitucional, por medio de su sentencia, protegió los derechos de Sergio Urrego, quien se suicidó por la discriminación que sufría en su colegio debido a su orientación sexual. (Lea aquí: Corte falla a favor de Sergio Urrego y ordena cambios en reglamentos de colegios) El Alto Tribunal determinó que sí hubo violación de los derechos a la intimidad, igualdad y debido proceso, razón por la que ordenó un acto de disculpas públicas que deberá cumplir el Colegio Gimnasio Castillo Campestre. "Son sentimientos muy encontrados, es de gran alegría para mí porque es algo que le debíamos y que le debíamos por su rendimiento académico, por sus calificaciones, por ocupar el primer puesto del Icfes en el Colegio, desde muy pequeño fue un niño brillante, fue un niño juicioso, yo de Sergio, como mamá, nunca tuve una queja", añadió Reyes. (Lea también: Prohibir expresiones de cariño en colegios vulneraría los derechos de los niños: Defensor)  Alba Reyes celebró que la Corte haya ordenado un grado póstumo para Sergio, petición que había presentado en otras acciones judiciales y que había sido negada. "Solo espero la ceremonia. Yo no guardo rencor absolutamente de nada, yo lo único por lo que he luchado es simplemente recibir el resarcimiento del buen nombre de mi hijo y es realmente lo que vale la pena", dijo la madre del fallecido Sergio Urrego. La Corte Constitucional ordenó al Ministerio de Educación que emita una directriz para modificar los manuales de convivencia de los colegios del país para que se garantice el libre desarrollo de los jóvenes, independiente de su condición sexual.