Los municipios de Achí y San Jacinto del Cauca permanecen inundados en gran parte de su parte rural por el desbordamiento del río Cauca.

De acuerdo al reporte oficial son más de 3 mil hectáreas de cultivos de arroz y maíz arrasadas por la fuerza del afluente. Los campesinos aseguraron haber perdido su único sustento para fin de año.

"Esta es una situación grave, los cultivos se perdieron. Hasta los animales se están muriendo", señaló un habitante.

"Tenía 10 hectáreas de arroz y todas se perdieron, no sé qué hacer ahora", añadió otro agricultor.

Estas inundaciones afectan a por lo menos 20 veredas y 7 corregimientos, los cuales se encuentran bajo el agua. Según el alcalde de Achí, Javier Nadjar esta situación ha causado crisis en su municipio.

"El río tiene niveles altos ha superado lo que se presentó en principio de año, llevamos dos olas invernales y estamos en aproximadamente 1200 hectáreas de arroz perdidas", afirmó.

Tan solo en el bajo Cauca bolívarense, la Unidad Departamental de gestión de Riesgo reportó que al menos 2 mil familias han sido damnificadas en la segunda ola invernal. Las principales afectaciones corresponden a pérdida de cultivos y enceres.