Cultivos de plátano perdidos en Lorica. Foto/Alcaldía

Las autoridades informaron que el río  Sinú  continúa en  alerta roja y las comunidades ribereñas siguen en constantes monitoreos  para evitar desbordamientos por puntos críticos acasionados   por la erosión.

La situación más crítica se presenta en   varios corregimientos de Lorica  por donde la fuerza de la corriente destruyó terraplenes  inundando muchas familias y  hectáreas de cultivos  y pasto.

Las 50 mil  personas damnificadas por las crecientes de los ríos Sinú y San Jorge   residen en Ayapel, Pueblo Nuevo, San Bernardo del Viento, Lorica, San Pelayo, Cotorra, Montería, Tierralta, Momil y San José de Uré.

Las fuertes precipitaciones que ocasionaron el desbordamiento del río Sinú han afectado cerca de 1.081 hectáreas agrícolas entre pasto, plátano, yuca, maíz, ají, berenjena y tomate en Lorica uno de los municipios más afectados.

Se estima la pérdida de 220 mil alevinos, 80 mil cachamas, 200 cerdos y 1800 aves de corral. También se registran 31 sedes educativas, 4 críticas y 2.873 estudiantes afectados por esta emergencia invernal.