Foto: RCN Radio

Desde el momento en que se presentó el percance en el cuerpo hídrico, el pasado miércoles, tras la fuerte lluvia que cayó en la región del Río Magdalena, 90 personas entre campesinos y pescadores han estado recolectando los restos de centenares de miles de peces. Según el Presidente de la Asociación de Pescadores de Zapayán, Miguel Carracedo, "las labores de recuperación de las especies muertas, ha sido el resultado de la colaboración de voluntarios y los miembros de la Policía, quienes nos han ayudado en todo momento". Para la municipalidad las 70 Toneladas de peces extraídos, corresponden solamente a un porcentaje del total de animales muertos. Para el Secretario de Gobierno de Zapayán, Eduardo Guette, "lo recuperado es el 40 por ciento de las especies que murieron por el fenómeno que causó la calamidad". Un grupo de funcionarios de Corpamag adelantaron trabajos de verificación técnica para analizar las posibles causas del desastre ecológico. La primera hipótesis que atribuye las muertes a lluvias ácidas está prácticamente descartada. Todo parece indicar que la tormenta con vientos removió el lodo del fondo de la ciénaga y al tener el cuerpo de agua a un bajo nivel, esto alteró el oxigeno que originó la mortandad. La Gobernación del Magdalena en cabeza de Rosa Cotes está contemplando la posibilidad de declarar la emergencia ambiental.