Cargando contenido

Foto: Colprensa



El Ministerio de Trabajo reportó que todavía hay 869.000 niños trabajadores en el país.

Ante este panorama la entidad, junto con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, comenzó una campaña de concientización sobre el flagelo del trabajo infantil en las diferentes regiones, empezando por Bogotá.

Según manifestó la ministra de Trabajo, Griselda Janeth Restrepo, "esta es una cifra enorme y monstruosa que nos humilla como colombianos. Por eso iniciamos esta campaña de concientización para erradicar el trabajo infantil, nos tomamos varios sitios de Bogotá, y lo haremos en otras ciudades; este no es un problema del ICBF, la policía o MinTrabajo, es una situación que nos compete a todos los colombianos y que tenemos que atacar entre todos”.

Funcionarios de ambas entidades adelantaron un recorrido por el sector de la zona comercial de San Victorino, centro de Bogotá, donde empezó esta campaña de sensibilización.

Según Restrepo, “esta campaña del Ministerio del Trabajo no pretende atacar aquellos padres que por estos días llevan a sus niños a sus puestos de trabajo porque no tienen con quién dejarlos en vacaciones, queremos llegar aquellos adultos irresponsables que ponen a los niños a trabajar", enfatizó.

Así mismo, Restrepo Gallego recordó que la Tasa Nacional de Trabajo Infantil se redujo del 13% en 2011, al 7,8% en 2016.

Este viernes continúa esta campaña de sensibilización en otras ciudades del país como Cali, donde estará presente la ministra Restrepo Gallego; en Montería, la viceministra María Eugenia Aparicio Soto.

Esta estrategia está acompañada de una serie de mensajes institucionales que actualmente se difunden a través de medios de comunicación nacionales y regionales, medios comunitarios y alternativos, y redes sociales, entre otros espacios, con el fin de que cale de manera profunda la comunicación de que ‘Un niño que trabaja pierde más de lo que gana’.

-Cifras-

Los sectores de agricultura, con el 36,6% y comercio, con el 36,3%, son en los que se concentran los mayores porcentajes de trabajo infantil en el país. (Le siguen industria manufacturera, servicios y transporte).

Neiva, Sincelejo y Pasto, con el 8,8%, 7,1% y 7,0%, respectivamente, son las tres principales ciudades del país que, en 2016, presentaron las tasas más altas de trabajo infantil.

Entre tanto, entre los 15 y 17 años es la etapa donde se presenta con mayor evidencia el trabajo infantil. En cuestión de género, entre niños y niñas no se presentan mayores diferencias en relación con el trabajo infantil.

Según el Dane, las investigaciones arrojan que los niños trabajan porque: "deben participar en la actividad económica de la familia (38.1%), deben ayudar con los gastos de la casa, colaborar a costearse el estudio (10,6%), les gusta trabajar para tener su propio dinero (36,5%) y porque el trabajo los forma, los hacen más honrados y los alejan de los vicios (10,6%)".