El Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), reveló que terminó el sacrificio de 113 reses en el corregimiento de San Faustino (Norte de Santander), tras el brote de fiebre aftosa detectado en esta región del país y reiteró que no se encontró un segundo foco.

Por su parte en el municipio de Tibacuy (Cundinamarca), se sacrificarán 147 animales adicionales a los otros 16 infectados que estaban en un predio cercano.

El gerente del ICA, Luis Humberto Martínez, anunció que el brote en Yacopí (Cundinamarca), se atenderá con vacunación estratégica en las veredas donde hay animales que no están afectados con fiebre aftosa y cuyo proceso de supervisión estará a cargo de esta entidad.

“Vamos a sacrificar los animales que están enfermos; tomaremos muestras de sangre a los animales que no tienen signos clínicos de la enfermedad y realizaremos la vacunación con el fin de disminuir la carga viral. Con esta medida de control buscamos reforzar la inmunidad de los animales en esta zona”, explicó Martínez .

Para atender el sacrificio y enterramiento sanitario tanto en Tibacuy como en el corregimiento de San Faustino, el ICA dispuso de 20 técnicos, mientras que otro grupo de expertos atienden el brote de la enfermedad en Yacopí.