Medicina Legal aseguró que no dará fechas de resultados ni entregará informaciones parciales. El director de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés, dijo que los cuerpos de los 16 policías que murieron en el helicóptero siniestrado ya llegaron a la institución y mientras no haya conclusiones completas no se entregarán informaciones parciales. Estos 35 expertos en diferentes especializaciones científicas como antropólogos, químicos, patólogos, odontólogos y expertos en laboratorios forenses, entre otros expertos, los que participarán en los exámenes de necropsia. El director Valdés agregó que a partir de este momento no volvemos a hablar, hasta que se conozcan los resultados completos" Asimismo señaló que "no se puede hablar de fechas, de cuando estarán los resultados, aquí hay que cumplir con unos protocolos y el Instituto con base en su experiencia no va a especular". Sobre la posibilidad de saber que la muerte de los 16 policías fue porque el helicóptero fue impactado, también entregó su punto de vista. (Lea aquí: MinDefensa dice que es “poco probable” que niña resultara herida en accidente de helicóptero)  "Estos protocolos internacionales permiten identificar ese tipo de eventos, o sea, el análisis que se hace a los cuerpos desde diferentes ámbitos de la ciencia nos va a permitir dilucidar en lo que sea posible", aseguró Valdés. Agregó que "no conocemos el estado real de complejidad de los cuerpos, pero la aplicación de protocolos y la experiencia que tiene el Instituto de Medicina Legal, después de 101 años de trabajo en diferentes desastres aéreos en Colombia, nos permite decir que muy seguramente la aplicación de la ciencia nos podrá dilucidar todos esos interrogantes que hoy se presentan". Los hechos  La caída del helicóptero Black Hawk de la Policía Antinarcóticos ocurrió el martes  en zona rural de Chigorodó (Antioquia), donde fallecieron 16 de los 17 ocupantes. La aeronave que cubría la ruta Chigorodó - Carepa buscaba al jefe del clan Úsuga alias "Otoniel". El director de la policía, General Rodolfo Palomino, dio a conocer la noticias y agregó que la aeronave “estaba desarrollando la misión Agamenón contra las bandas criminales que operan en la zona y directamente contra el clan Úsuga que maneja el negocio del narcotráfico”. Solo dos cuerpos fueron identificados El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, reveló que de los 16 policías que perdieron la vida en el accidente, sólo dos quedaron reconocibles. “Da mucha tristeza tener que decir que dos de esos cadáveres fueron identificados, y a catorce les vamos a tener que hacer pruebas de ADN y dentales porque no son reconocibles“, manifestó. Además anunció que todos los cuerpos serán trasladados a Bogotá y luego a Medicina Legal. “Ya están en camino hacia Bogotá después de una demora larga para poder iniciar la operación de rescate de los cuerpos debido al mal tiempo que había en la zona“, señaló. Agregó que una vez se les practique las necropsias, los cuerpos de los 16 policías serán trasladados a sus lugares de origen para las honras fúnebres. “Policías sobrevivientes no tienen impactos de bala” Luis Carlos Villegas también precisó que ni el patrullero Juan Carlos Mesa Patiño (que está en Bogotá) ni el teniente Edgar Andrés Baéz (hospitalizado en Medellín) registran impactos con arma de fuego. “Esta es una información que dimos anoche después de las respectivas placas de rayos X a los heridos, y que han sido, por supuesto, basadas en declaraciones de los propios médicos, especialmente del médico traumatólogo“, resaltó. (Lea también: Policía que sobrevivió al accidente del helicóptero en Urabá no tiene herida de bala: H. Simón Bolívar) De acuerdo con el Ministro, el Patrullero Mesa permanece en el Hospital Simón Bolívar de Bogotá en “mejor condición“, mientras que el teniente Baéz hospitalizado en la Clínica Panamericana de Apartadó “en graves condiciones de salud“. Finalmente, Luis Carlos Villegas reiteró que se sigue manejando la versión “más probable en el sentido de que fue un choque tremendamente destructor de nuestro helicóptero Black Hawk contra la ladera donde estaban haciéndose las operaciones y con una complicación sobre la maniobrabilidad de la aeronave por cuenta del mal tiempo“.