Foto: Colprensa

El director de la Policía Nacional, general Jorge Nieto, aseguró que más de 30 mil uniformados de la institución prestarán la seguridad en el país en temporada navideña y de fin de año. Recalcó que el licor adulterado y la pólvora serán controlados con rigurosidad. "Ellos liderarán campañas preventivas para impedir que los niños sigan siendo víctimas de la pólvora, contrarrestar la distribución de licor adulterado y fortalecer la seguridad en bancos, centros comerciales, centros vacacionales y turísticos, carreteras y demás puntos de concentración masiva de ciudadanos", señaló.

Recomendaciones:

Pólvora: la Policía Nacional insiste en los peligros del uso de la pólvora, que entre diciembre de 2016 y enero de 2017 dejó un saldo de 879 quemados, entre ellos 385 niños y adolescentes. Las entidades de salud recalcan las graves consecuencias que pueden ocasionar las quemaduras por pólvora y, mucho más, los efectos que puede ocasionar una lesión de este tipo que no sea atendida a tiempo por personal médico. Pago de primas: por esta época, una buena parte de los colombianos recibe su prima salarial, y por ello la Policía reforzará la vigilancia en bancos, sectores comerciales y otros puntos estratégicos. Los uniformados harán presencia permanente en entidades bancarias para entregar recomendaciones de seguridad efectivas a los clientes. El Centro Cibernético de la Policía Nacional también adelanta campañas a través de redes sociales para que los ciudadanos adopten medidas de seguridad a la hora de hacer compras a través de Internet. Seguridad vial: un total de 8.000 uniformados de la Dirección de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional acompañarán en sus viajes a los colombianos que durante este fin de año y comienzos del 2018 se desplazarán por las carreteras del país. Se espera que para los días de Navidad se movilicen más de 3 millones de vehículos, mientras que el cálculo para los días de Fin de Año supera los 3,5 millones de automotores. Licor adulterado: a través de campañas difundidas en redes sociales y escenarios estratégicos, la Policía Nacional se enfocará en dos campos: el primero en adelantar los controles operativos para ubicar e incautar licor adulterado en todo el país y, el segundo, en una labor pedagógica para enseñarles a los ciudadanos algunas claves sencillas pero de vital importancia para identificar bebidas embriagantes elaboradas de manera ilegal, cuyo consumo puede acarrear graves consecuencias para la salud.