Actualmente se encuentran activos 235.216 contadores públicos.

Contadores sancionados por corrupción
Los casos más renombrados que han afectado la transparencia de algunos contadores han sido los relacionados con la Dian, por los desfalcos a través de supuestas devoluciones de impuestos.
Foto: Ingimage

Un informe de la Universidad Libre revela que 504 contadores han sido sancionados por irregularidades y casos de corrupción que se presentaron en el país en los últimos cinco años.

Sara Avellaneda, profesora del programa de Contaduría Pública de la Universidad Libre, y quien lideró el reporte, señaló que, "en cifras, el estudio indica que en los últimos 5 años se han sancionado a 504 contadores públicos de 235.216 que hay actualmente vigentes en todo el país". 

Entre las faltas que han cometido estos contadores figuran la violación a las normas tributarias, casos de manejo irregular de cuentas que tienen que ver con lavado de activos, supuestas devoluciones de impuestos, violación al secreto profesional, manipulación de capitales, entre otras.

Por estos casos, señaló la docente, la Junta Central de Contadores (JCC) ha sancionado a más de 500 contadores y revisores fiscales. 

"Solo en 2017, señalan documentos de la Junta, consultados en el estudio, se investigaron cerca de 1.200 expedientes", sostuvo Avellaneda.

El informe señala que los casos más renombrados que han afectado la transparencia de algunos contadores públicos y revisores fiscales en el país, han sido los relacionados con la Dian, por los desfalcos que se realizaron a través de supuestas devoluciones de impuestos a operaciones de comercio internacional ficticias; la quiebra del Grupo Interbolsa, SaludCoop y el Carrusel de la Contratación, sin mencionar los escándalos de organizaciones internacionales.

“Estos eventos, en su mayoría, se presentaron por manejo inadecuado o manipulación de capitales y patrimonios ajenos, para beneficiar a los socios de los anteriores grupos empresariales. Y aunque los contadores no hayan hecho directamente las transacciones fraudulentas, sí lo permitieron guardando silencio y adoptando conductas contrarias a las normas éticas de la profesión”, señaló la experta. 

Sanciones 

El reporte de la Universidad Libre señala que las sanciones más comunes para estos contadores son la suspensión del ejercicio profesional por periodos entre tres y doce meses, equivalente al 90% de los casos; las amonestaciones o llamados de atención (6%); la cancelación de la matrícula profesional por faltas reincidentes (3%) y las multas económicas (1%).

No obstante, denuncia Avellaneda, las sanciones a estos profesionales siguen siendo muy superficiales si se compara con el impacto de sus malas acciones. 

Según la Junta, a un contador o revisor fiscal máximo le pueden imponer una multa de $12 millones o cancelarle de manera definitiva la tarjeta profesional.

Ética 

Este punto, clave para el ejercicio profesional ha sido punta de lanza de algunas investigaciones, la más reciente, hecha por la Universidad Libre, permitió desarrollar un modelo procedimental con el objetivo de evaluar en valores y en ética a los futuros contadores públicos del país.

En la aplicación de este diseño han participado cerca de 1.260  jóvenes de diferentes universidades de Bogotá y, según Avellaneda, en dos semanas se iniciará el proceso de validación del modelo para conocer su impacto en esta comunidad universitaria.    
 
“En una prueba piloto que hicimos con cerca de 100 estudiantes de contaduría, alumnos de octavo a décimo semestre, notamos con preocupación que el 64% de los encuestados reconoció que durante la carrera no se sentía evaluado en valores ni en ética”, dijo Avellaneda.  

Entre las razones por las cuales se retira la tarjeta profesional a un contador, una de las sanciones que pueden ser impuestas, figura, por cometer delitos contra la fe pública, (principal responsabilidad de estos profesionales con el Estado y la sociedad).

También por cometer delitos contra la propiedad, la economía Nacional o la administración de la justicia, por razón del ejercicio de la profesión. 

Por presentar documentos falsos para acceder a la inscripción en la Junta Central de Contadores (JCC).

O por reincidir en faltas de ética y malos manejos, entre otras.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido