Cargando contenido

Según el galeno, el clasificado del pasado 20 de julio en el diario El País de Cali, en el que solicitaba una médica de piel blanca: “constituyó un grave error en un momento de equivocación que en nada representa mi punto de vista como ciudadano”.

Guarín, reconoció que su equivocación fue grave y por eso consideró un deber moral pedir públicamente perdón a todas las personas naturales o jurídicas que se vieron ofendidas y vulneradas en su dignidad y derechos por el polémico aviso.

Igualmente aclara que su acto no tenía voluntad de ofender, ni ejercer racismo o discriminar a persona o comunidad alguna y por eso su decisión de pedir perdón a las comunidades Afrocolombianas, a las organizaciones que las representan y a la Clínica Farallones.

El aviso del doctor Guarín, en su parte final remata diciendo: “…Para discriminar a otro tan solo por el color de su piel, hay que estar antes discriminado por la inteligencia, es decir, que creo que no es de personas inteligentes ejercer la discriminación”.