El secretario general de Unasur, Ernesto Samper Pizano, admitió que el trato que se le está dando a los colombianos que están siendo deportados de Venezuela no es justo, pero consideró que no es él quien debe establecer los alcances de esos daños, sino que eso debe darse en los escenarios institucionales que ha propuesto. "Lo que me corresponde a mí es buscar que se solucionen los problemas, mi papel no es el de atizar los incendios, sino el de apagarlos. Como colombiano vivo el mismo efecto sobrecogedor de ver estas imágenes de los compatriotas en estas circunstancias, y por eso estoy haciendo lo que puedo a través de los canales de los que dispongo, como la diplomacia y la convocatoria regional", argumentó el expresidente Samper. El secretario general de Unasur advirtió que ve muy necesaria una reunión entre los presidentes Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro, para poner fin a la crisis humanitaria que se ha generado en la frontera que separa a Cúcuta de Táchira. Consideró que las peticiones que ha hecho para que este encuentro sea posible son apenas condiciones humanitarias de consideración básica. "No es la primera vez que hay dificultades es esta zona, porque es una frontera viva, dinámica, en las que los habitantes de cada lado viven de lo del otro lado, según las diferencias cambiarias. Y estamos acostumbrados a que estos problemas se resuelvan a través de un diálogo entre los dos gobiernos. Celebro la iniciativa del presidente Santos y considero muy válidas sus pretensiones", agregó Samper. Además, el expresidente hizo un llamado a la objetividad en los medios de comunicación. Opinó que el lenguaje mediático no necesariamente coincide con las actitudes políticas de los actores de este problema: "Estamos escalando las diferencias entre los países a unos niveles de confrontación mediática que no se había visto en muchos años. Si se da la reunión entre los dos presidentes, van a poder hablarse cara a cara, sin las tensiones y polarizaciones que transmiten los medios", advirtió Samper. También recordó que él propuso el 6 de septiembre como una fecha tentativa para ese encuentro entre santos y Maduro, aprovechando que es el día en que se conmemoran 200 años de la carta de Jamaica de Simón Bolívar, y sería buen momento para honrar los preceptos de unidad que promueve el documento bolivariano. Una aclaratoria "Me arrepiento de no haber sido suficientemente explícitos con respecto a las declaraciones que di referidas a la presencia del crimen organizado colombiano en Venezuela, porque me refería a circunstancias que nada tenían que ver con los colombianos que viven en la zona fronteriza", dijo el exmandatario. Agregó que "si alguien sabe que esas personas fueron desplazadas por los paramilitares colombianos en el Catatumbo soy yo, que he estado de garante de los acuerdos". Finalmente, Samper reiteró que esas declaraciones que se le atribuyeron, supuestamente, a favor de las acciones del Gobierno venezolano contra los deportados, fueron descontextualizadas, y espera que la gente que lo conoce sepa que él ha sido un defensor a ultranza de los Derechos Humanos.