Uniformados condenados en centros de reclusión como Puente Aranda y Facatativá iniciaron una huelga de hambre debido a la falta de beneficios de la Ley de Amnistía 1820 de 2016, a la que dicen se acogieron y cumplieron todos los requisitos.

"El personal de militares privados de la libertad tomó la decisión de realizar una huelga de hambre masiva para presionar al Gobierno por la libertad de quienes llevan más de 15 años presos. Estamos cansados de que el alto mando haga promesas que no se cumplen", dijeron en una misiva los uniformados.

De igual forma recalcaron que esperan que cuando inicie el Tribunal de la Justicia Especial de Paz puedan ser escuchados sobre lo que se les acusó.

Finalmente pidieron que se le brinde atención y beneficios a aquellos militares que sufren enfermedades terminales y afecciones de salud delicadas.

Por su parte, el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, aseguró que "hay unos detenidos, capturados y condenados que lo han sido por delitos que no tienen que ver con el conflicto; esos no pueden llevarse a la JEP, tienen que seguir en lo que iban".

De igual forma aseveró que según lo establecido en la JEP se ha otorgado la libertad condicionada a 421 miembros de las FF. AA. y que 900 están en proceso y evaluación de la Secretaría General de la Justicia Especial de Paz.