Cargando contenido

Luego del fallo condenatorio proferido por la Corte Suprema de Justicia contra dos oficiales de la Fuerza Aérea Colombiana por los hechos ocurridos en el Caserío de Santo Domingo (Arauca) el 12 de Diciembre de 1998, y donde 17 personas murieron, la Reserva Activa de la Fuerza Pública rechazó la decisión.

Según lo aseguraron por medio de una carta, "Esta decisión genera una gran preocupación para todos los integrantes de la Fuerza Pública, teniendo en cuenta, el sin número de falencias dentro del proceso, proceso que hoy tiene dos familias y a una Institución sumidas en la ignominia de una injusticia".

Indicaron que aunque las decisiones judiciales hay que acatarlas y respetarlas, también lo es que el estado de derecho permite hacer reflexiones respecto a estas decisiones. "Siempre hemos servido al País con Honor, lealtad y dignidad, y por sobre todo con responsabilidad, enmarcados en la ley y la constitución, por lo que frente a esta sentencia manifestamos el rechazo por desconocer todo lo que se ha referenciado".

Según los militares retirados es "inentendible" cómo se produce un fallo judicial condenatorio, "cuando el funcionario encargado de revisar el expediente solo tuvo un mes y 20 días para estudiar el voluminoso material recopilado por 19 años".

Finalmente recalcaron que es "inaceptable" que se produzca una condena después de tanto tiempo, cuando "al interior del proceso, se demostró la ruptura del protocolo de la cadena de custodia de las pruebas, cuando en la misma Corte no han sido admitidas por esta misma situación, pruebas como las encontradas en los computadores de Raúl Reyes".