Cargando contenido

El incremento en la población se debe a factores como la variabilidad climática entre los meses de julio a septiembre.

Plaga de langostas llegará a Brasil
AFP

Desde 2014, y a través del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) y Agrosavia, se ha venido haciendo un seguimiento a la langosta de altillanura luego de que los ganaderos hicieron los primeros reportes de la presencia del mismo en los municipios de Puerto Gaitán, Puerto López, Mapiripán y Puerto Concordia en el Meta. 

La entidad inició el manejo respectivo aplicando controles biológicos a través de un hongo entomopatógeno, el cual controla la población sin causar daño a otras especies y depredadores naturales.

El Ministerio de Agricultura explicó que este insecto se alimenta especialmente de pastos nativos y cultivos de pancoger, generando un impacto negativo para el alimento y la producción animal de esta región país y puede afectar las comunidades. 

También lea: Alpina sale al paso a denuncia sobre importación de 40 mil toneladas de leche

La multiplicación de estas langostas es favorecida por condiciones ecológicas óptimas para la especie, tales como suelo de textura dominante areno-arcillosa, temperatura media de 27°C, humedad relativa alta y vegetación constituida principalmente por pasturas y praderas.

“El ICA con el apoyo de las autoridades locales y los productores, realiza continuamente acciones de monitoreo y control, en municipios como la Primavera, Vichada y otras zonas de la Altillanura, con el objeto de brindar el conocimiento, manejo y control adecuados”, manifestó la cartera de Agricultura. 

Adicionalmente, el ICA tiene implementadas estrategias de control químico, con las que se busca atacar focos de manera local en los predios afectados, de esta manera se pueden reducir las poblaciones y evitar que las nuevas generaciones de insectos sean aún más numerosas. 

“Las aplicaciones se hacen directamente a ninfas en los meses de abril a agosto, efectuando fumigación a los focos de afuera hacia adentro con equipos que garanticen una cobertura mínima de cinco metros”, señala la entidad. 

De interés: Sobreproducción de leche llevaría a millonarias pérdidas al sector

El Instituto recomienda a los productores de la región proteger la avifauna ya que son depredadores naturales de insectos, los cuales ayudan a mantener baja la población de langostas; adicionalmente, aconseja no efectuar quemas de pastos donde haya presencia de este insecto plaga ya que los rebrotes son consumidos inmediatamente por la langosta.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido