El ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, aseguró que el sector ganadero ha sufrido pérdidas importantes en medio del brote de aftosa y que, tomando otros casos de brotes de ese virus, podría tomar cerca de cuatro meses en ser erradicado. El ministro Iragorri, explicó que en Tame Arauca, se terminó la segunda ronda de desinfección de cinco predios donde estaba el virus. Adicional, a cinco kilómetros de la zona, se hizo también la inspección de las reses. "Estamos siguiendo la pista a lo largo del río Casanare de la fiebre aftosa. En Yacopí, con el segundo brote, se hizo la revisión en las distintas veredas donde, en algunos lugares procedimos al sacrificio de los animales con el virus", indicó. Iragorri aseguró que aunque no ha podido probar las causas del virus en Colombia, "estoy convencido que es producto del contrabando en Venezuela". "Las cifras nos reportan que se ha incautado 131 mil kilos de carne de contrabando y se ha aprendido 1.143 reces que llegaron de Venezuela. Con estos datos, se da uno cuenta que el cambio de moneda ha hecho que el flujo de animales se haya incrementado en la frontera", sostuvo. Añadió que "las pérdidas son muy altas" porque Colombia exporta carne a países como China, Egipto, Rusia, Tailandia, Perú, entre otros. Iragorri contó que con el primer brote de aftosa en el país, se proyectó el control de la enfermedad en tres meses. Sin embargo, con el segundo brote, las autoridades prevén que podría ser cuatro meses más.