Cargando contenido

El ministro asegura que el distanciamiento social no está siendo respetado en el Chocó.

Fernando Ruiz, ministro de Salud
Fernando Ruiz, ministro de Salud
Cortesía Ministerio de Salud

Muy preocupado se declaró el ministro de Salud, Fernando Ruiz, por la saturación en el sistema de salud y la desobediencia de los habitantes del municipio de Quibdó, en el Chocó.

El funcionario señaló que estos malos comportamientos están aumentando el número de casos y las victimas en esta región del pacifico colombiano.

“Estamos muy preocupados porque tenemos una saturación de los servicios de salud. Quibdó tiene unas limitaciones importantes y por eso se está pidiendo ayuda a Medellín y al departamento de Antioquia”, manifestó.

Lea: Minsalud pide mantener medidas de bioseguridad en los días sin IVA

Dijo que es muy delicado el tema de indisciplina de la comunidad que no está cumpliendo con las medidas de bioseguridad.

“Sí, nos preocupa muchísimo el alto grado de indisciplina social e incumplimiento que hay en la ciudad y en algunos municipios del Chocó del distanciamiento físico. No tiene ningún sentido que estemos organizando fiestas y bundes, entre otros eventos, cuando tenemos una epidemia tan grave como la COVID-19”, afirmó.

Dijo que este es un llamado a toda la comunidad porque las consecuencias pueden ser mayores e incalculables.

“Este es un llamado a la ciudadanía porque tenemos todos que asumir una responsabilidad. Si no lo hacemos, el problema será muy grande para la comunidad”, subrayó.

El ministro de Salud indicó que la tasa de contagios en Quibdó es más alta que en Colombia, con 12,2 por 100 mil habitantes, mientras que en el país es de 3,7. 

Lea también: Por presunta negligencia médica falleció abuelo en Kennedy

“Es importante tener en cuenta que Chocó y Quibdó tienen una tasa de contagio mayor que la de Colombia; sin embargo, en términos de letalidad en el departamento es un poco menor que la letalidad del país”, explicó.

En el puesto de mando unificado se conoció que el Gobierno Nacional, con apoyo de las autoridades locales, logró tener una capacidad instalada de 300 camas de hospitalización, 11 unidades de cuidado intermedio, 20 camas de UCI, de las cuales el 75% se encuentran disponibles.

“Una estrategia de cuatro fases: se aspira llegar a 178 camas de hospitalización y 82 camas de UCI en el departamento”, resaltó.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido