Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Mocoa, una tragedia anunciada desde 1989

Un informe que data del 10 de agosto de 1989 y que fue realizado por el antiguo Instituto Colombiano de Hidrología, Meteorología y Adecuación de Tierras (HIMAT) advirtió al Gobierno lo que podría pasar al desbordarse de nuevo el río Mulato y le planteó las medidas que se debían tomar y el presupuesto de las obras necesarias.

Avalancha en Mocoa / Foto Cortesía Ejército


Un informe que data del 10 de agosto de 1989 y que fue realizado por el antiguo Instituto Colombiano de Hidrología, Meteorología y Adecuación de Tierras (HIMAT) advirtió al Gobierno lo que podría pasar al desbordarse de nuevo el río Mulato y le planteó las medidas que se debían tomar y el presupuesto de las obras necesarias.


El 29 de enero de 1989 se presentó una avalancha del río Mulato ocasionada por aumento considerable de lluvias que arrasó con viviendas, cultivos y obras de infraestructura, dejando una acción devastadora.


A solicitud de la Intendencia del Putumayo se efectuó a mediados de febrero de 1989 una inspección a la zona de desastre por los funcionarios de la Regional No.10 HIMAT con sede en Pasto.


Luego de ser analizada la zona, se concluyó la urgente necesidad de adelantar obras de protección en las orillas del río Mulato y se programó la reforestación en la parte alta de la cuenca y la reconstrucción de la Bocatoma.


Esta comisión de expertos recomendó:


- La construcción de 2500 metros de un dique marginal en malla y piedra por 32.500.000 pesos.

¬- Azudes (muros que dividen el cauce) en malla y piedra por 19.500.000 pesos.

- Construcción de espolones en malla y piedra por18.200.000 pesos.

- Dragado con maquinaria por 9.000.000 de pesos.

- Reforestación global por 3.200.000.

Estas obras fueron valoradas en 82.400.000 pesos, (costos de la época) y el informe fue firmado por Ligia Valdés Tejada, ingeniera civil Sección Regulación de Corrientes.

De acuerdo con el informe del HIMAT, estas obras eran necesarias para encausar el río, reforzar los puntos de derrumbe y evitar una nueva emergencia. Estos trabajos nunca se hicieron pese a las advertencias de la entidad que años después fue reemplazada por lo que hoy se conoce como el IDEAM.